jueves, 5 de mayo de 2016

CAMINO DE LA VEGA (CHIRCHE – LOS ARENALES)


CAMINO DE LA VEGA 
(CHIRCHE – LOS ARENALES)


FICHA TÉCNICA:


TÉRMINO MUNICIPAL: Guía de Isora. 
COMO LLEGAR: Al Caserío de Chirche se puede llevar de varias maneras; desde la carretera TF-82 y antes de salir del núcleo urbano de Guía de Isora, donde hay una señal que así lo indica en la Calle Agrupación Musical Isorana y por la carretera de Chío a Boca Tauce, la TF-38 que empieza después del kilómetro 33 de la TF-82 y pasado el Caserío de Chío. 
COMIENZO: Caserío de Chirche. 
FINAL: Parque recreativo de Los Arenales. 
DIFICULTAD: Baja. 
DURACIÓN: 5 Horas. 
LONGITUD: 8,6 Km. 
PROVISIÓN DE AGUA: Caserío de Chirche; Mirador de El Roquillo; Galería San Juan de Chío; Zona Recreativa de los Arenales. 
LUGARES DE INTERÉS: Caserío de Chirche (BIC) e Iglesia de San Felipe Neri; Mirador de El Roquillo; Canal de Vergara; Galería Hoya de Chiguergue; Galería San Juan de Chío; Natero de los Cochinos; Montaña del Cascajo (1764 m.). 
VENTAJAS: Camino histórico recientemente recuperado y marcado, perteneciente al municipio de Guía de Isora, que tiene conexiones directas con el PR-TF-69 y con el SL-TF-203. 
INCONVENIENTES: Continua subida; A partir del Natero de los Cochinos el terreno se vuelve bastante inestable por discurrir por terreno lávico compuesto de muchas piedras sueltas. 
PELIGROSIDAD: Nula. 
TIPO DE RUTA: Senderismo.

MAPAS Y CROQUIS DEL RECORRIDO


DESCRIPCIÓN DE LA RUTA:

Caserío de Chirche.

Chirche es un caserío perteneciente al municipio de Guía de Isora, situado en la parte alta del mismo y uno de los más importantes en cuanto a extensión de su núcleo urbano; forma parte del patrimonio histórico de Canarias por albergar gran cantidad de inmuebles con valor histórico, por ello está declarado Bien de Interés Cultural (BIC) con categoría de conjunto histórico. En su amplio alrededor se encuentran numerosos elementos de importancia etnográfica como viejas eras de trilla, hornos, aljibes y demás elementos asociados a la agricultura en muy buen estado de conservación, lo que hacen de este lugar un sitio ideal para visitar.


Inicio del Camino de la Vega en Chirche.


En la plaza principal se encuentra la Iglesia de San Felipe Neri y es nexo de conexión de varios senderos homologados de la red de senderos del Cabildo de Tenerife, como lo es el PR-TF-70 que se dirige hacia Boca Tauce y el PR-TF-69 hacia Vera de Erques. Nuestra dirección es evitar estos recorridos y seguir por la Calle el Roquillo, que se convierte en unos metros en un camino empedrado que asciende hacia el Mirador de El Roquillo, donde hay una cruz de madera, una llave de abasto de agua y donde podremos disfrutar de unas vistas incomparables del municipio de Guía de Isora y su costa. 


Mirador de El Roquillo.


Después continúa llaneando una senda pedregosa y delimitada por muros de piedra seca a ambos lados; tiene algunos tramos empedrados y por sus bordes crecen Tabaibas (Euphorbia lamarckii), Vinagreras (Rumex lunaria), Bejeques (Aeonium pseudourbicum), Pencones (Opuntia maxima), Cornicales (Periploca laevigata), Magarzas (Argyranthemum gracile) y algún Pino Canario (Pinus canariensis) aislado. 


Camino junto al Canal de Vergara (Dcha.).

Más adelante hay una era al lado izquierdo del camino junto a las ruinas de una vieja construcción de piedra volcánica que ofrece unas bonitas vistas hacia el caserío y hacia Montaña de Tejina (1058 m.); luego cruzamos un entramado de tuberías que invade parte del recorrido y después sigue circulando con algunos remontes suaves hasta que encontremos una bifurcación con el Camino Hoya del Monte que se dirige por nuestra derecha y en ascenso hacia la carretera de Boca Tauce, la TF-38 y por la izquierda a conectar con el PR-TF-69 a la altura del Canal de Vergara. Seguimos de frente avanzando para cruzar una pequeña vaguada entre Tabaibas (Euphorbia lamarckii), Cornicales (Periploca laevigata), Bejeques (Aeonium pseudourbicum), etc, donde encontramos el firme empedrado y que va a entroncar poco después, en la zona conocida como Las Piedras Gordas, con el recorrido del Canal de Vergara, el cual nos acompañará por nuestra izquierda durante el trayecto que sigue con firme terroso y en suave ascenso hasta conectar con la carretera TF-38; una vez en la misma la cruzaremos y seguiremos caminando por un pedregoso y ancho camino que se inicia junto a unas huertas, donde crece un gran ejemplar de Almendrero. 

Al fondo, Montaña de Tejina.
  

Este camino discurre en ascenso junto a un registro hidráulico y un entramado de tuberías que provienen de varias galerías cercanas; en unos metros giramos bruscamente a la izquierda continuando junto a dichas conducciones que fluyen dentro de la caja del camino e ignorando otra senda que sigue subiendo por nuestra derecha; andaremos entre viejas huertas de cultivo por el Lomo de los Lomitos por firme compacto y con algunos restos de empedrado, aunque tiene muchos tramos bastante pedregosos debido a que pasa por una zona volcánica; además delimitado continuamente por un muro de piedra seca que hace evidente el recorrido. 

 



Más adelante veremos como el Camino Horno del Perro se cruza con el nuestro siguiendo de largo por la zona de Las Chozas; nuestro recorrido sigue avanzando más estrecho y bajo un pinar no muy frondoso y va remontando poco a poco con firme muy pedregoso acercándonos a las inmediaciones de la Galería Hoya de Chiguergue, situada en los Hoyos de Chiguergue. Superada esta, seguiremos hacia la izquierda; dentro de la caja del camino solo continúa un conducto al lado de nuestros pasos, ya que el resto pertenecía a la infraestructura hidráulica que nos acabamos de encontrar. 



 

Remonta luego por una zona muy resbaladiza y pedregosa, justo donde veremos por nuestra izquierda el Camino de las Meleras, que desciende por Lomo Blanco hacia el Caserío de Chiguergue; luego nuestro camino discurre entre muros de piedra con firme compacto por una zona de pinar y más adelante está marcado por una hilera de rocas de pequeño tamaño que zigzaguea hasta desembocar de nuevo en el kilómetro 21 de la carretera TF-38.

Carretera de Chío, la TF-38.

Una vez que la crucemos, veremos claramente la continuidad del camino al otro lado de la misma, que continúa evidente y en ascenso por una zona pedregosa; de nuevo hace aparición el conducto de hierro que continuará gran parte de nuestro recorrido, sirviendo en algunas ocasiones de referencia para no perder la traza del sendero. 

 
Cruzando la carretera TF-38.

Seguiremos remontando suavemente por superficie cubierta de pinocho, donde crecen abundantes Corazoncillos (Lotus campylocladus), Gamonas (Asphodelus ramosus) y Bejeques (Aeonium pseudourbicum), formando un frondoso sotobosque; el trazado no se pierde en ningún momento ya que una hilera de piedras se encarga de marcarlo entre los pinos, entre los cuales puede verse en ocasiones la bella imagen de Pico Viejo (3125 m.) y la cumbre de El Teide (3718 m.). Llega un momento en que cruzaremos una pequeña vaguada donde hay un muro de piedra seca que forma limitaciones de viejas parcelas; en las inmediaciones nos daremos cuenta de un llano bordeado por otra pared en la zona llamada el Frontón de Arriba, que seguramente sirvió para alguna labor agrícola o de aprovechamiento forestal como la fabricación de carbón en las llamadas carboneras.



Vista de Pico Viejo desde el camino.

 

 
Después continuaremos un agradable paseo llano cerca siempre de la tubería, hasta que en un momento determinado encontraremos señalización de continuidad perteneciente al PR-TF-69.1 que se cruza perpendicularmente y que viene desde Chiguergue para continuar bosque arriba hacia la zona de Chasogo. Ignorando el PR, seguiremos de frente cruzando una pequeña hondonada y llegaremos a una pista forestal, la cual abandonaremos unos metros después para atravesar luego la base de la escombrera de la Galería San Juan de Chío; un tramo bastante perdido nos llevará de nuevo a la pista forestal la cual recorremos un pequeño trecho para volver a encontrar unos metros después el camino por nuestra derecha y así abandonarla para ir ascendiendo por una zona muy pedregosa y marcada por una fila de piedras en los bordes que hace evidente el recorrido. 

 
 Sendero marcado.
 
Refugio de piedra.

Más adelante veremos a nuestra izquierda y un poco apartado del camino, un refugio de piedra medio derruido situado sobre un lomo; después continuamos el recorrido casi llaneando y por el marcado y sinuoso sendero, hasta encontrar un amplio llano circular rodeado de Pinos Canarios (Pinus canariensis).

SL-TF-203

Unos metros después llegaremos a un cruce señalizado; por nuestra izquierda viene el SL-TF-203 desde el Caserío de Chío, distante 3,6 Km. y por la derecha veremos un sendero que conecta directamente con el PR-TF-69.1, que nos habíamos encontrado anteriormente. De frente seguiremos por el SL que discurre bastante evidente y señalizado con marcas de continuidad que camina serpenteando entre una población muy abundante de Corazoncillos (Lotus campylocladus), Gamonas (Asphodelus ramosus) y Tomillo de Monte (Micromeria hyssopifolia ), aunque estas últimas sean más escasas. 



A partir de aquí continúa con firme arenoso y muy evidente, remontando suavemente algunas pequeñas lomas sin importancia hasta llegar de nuevo a otra pista forestal; en este punto las indicaciones del SL nos obligan a ir hacia la derecha por dicha pista, pero el recorrido original del camino es de frente avanzando por una zona de rocas sueltas que conecta unos metros después de nuevo en la pista, donde retomaremos de nuevo el sendero homologado. 

 

 

Sigue serpenteando por una zona donde el bosque es un poco más escaso, pudiendo entrever algunos ejemplares bastante grandes de Pino Canario (Pinus canariensis); después veremos otra llanada rodeada de árboles que será donde el sendero se estrecha y discurre remontando suavemente por una zona más rocosa donde podremos ver algún pino breado. 

 
Natero de los Cochinos.


Un rato mas caminando y llegaremos a una zona más volcánica, el Natero de los Cochinos, un espacio amplio cubierto de material lávico (lapilli) proveniente posiblemente de la erupción de la Montaña del Cascajo (1764 m.) densamente poblado de Corazoncillos (); de frente continúa el SL-TF-203, marcado con mojones de piedra, hacia la Zona Recreativa de los Arenales por el Camino Morro de las Arenas y por la izquierda seguirá nuestro trayecto ascendiendo por un montículo de lava donde nos fijaremos en ocasionales mojones que van marcando el recorrido. 

  


Luego cruzamos un canal de lava y veremos como el camino aparece marcado por una hilera de piedras que lo distingue del terreno lávico; de frente la imagen del Teide (3718 m.) y Pico Viejo (3130 m.) sobresalen notablemente entre el pinar, que está formado por un bosque no muy tupido de Pinos Canarios (Pinus canariensis) jóvenes del llamado Pinar de Chío, que está dentro del Parque Natural de Corona Forestal. 

 
 Zona de lava.
 

El sendero continúa con remontes suaves y siempre en continuo ascenso y bastante marcado, asegurando que el recorrido sea el camino original; en algunas elevaciones cuando los claros del monte lo permiten, es posible observar la Isla de la Gomera con toda claridad en el horizonte, destacando su perfecta nitidez en días muy claros. 

  
Vistas de la isla de La Gomera.
 
 

Más adelante caminaremos sobre terreno muy agreste por un espacio cubierto de lava que discurre con permanentes subidas y bajadas; el recorrido continúa perfectamente marcado, aunque la caja del camino es más estrecha y no da pie a equivocaciones. 

 

 
Montaña del Cascajo, Pico Viejo y Teide (Dcha.).
 
Luego pasamos junto a unas grandes rocas y zigzagueamos por una fuerte subida bordeando un promontorio rocoso, para llegar a un cruce de caminos; a la izquierda continúa otra senda marcada que se dirige hacia la Montaña de los Guirres (1507 m.) y desde la misma, parte otro sendero en descenso hacia el Caserío de Arguayo; hacia la derecha otra vereda que da un rodeo por las lavas de Montaña del Cascajo (1764 m.) y termina en la carretera TF-38 y de frente, seguiremos nuestra ruta por el Camino de la Vega y con la imagen de frente de la citada Montaña del Cascajo (1764 m.). 

 
 Carretera de Chío, la TF-38, al final del camino (Dcha.).

Montaña del Cascajo.
 


En las inmediaciones y por nuestra derecha hay una marca en el camino para desviarnos unos metros y observar un viejo pozo de nieve y los restos de un refugio de piedra; siguiendo nuestra ruta continuaremos por firme bastante inestable, siempre en ascenso y pasando cerca de varios promontorios rocosos de curiosa forma de pirámide provocados seguramente por las erupciones volcánicas. 

 
Inicio del SL-TF-203 en el Parque Recreativo 
de Los Arenales.

Un buen rato después llegaremos a un espacio llano junto a la carretera de Chío, la TF-38; una vez allí cruzaremos la misma y tomaremos a la derecha por una pista de tierra que discurre paralela a dicha vía y por la base de la Montaña del Cascajo (1764 m.) , que se pierde en ocasiones, pero que claramente y después de unos ochocientos metros nos deja en la entrada del Parque Recreativo de Chío, dando por finalizada nuestra ruta y dándonos opción de iniciar desde este lugar el sendero homologado SL-TF-203 que desciende hacia el núcleo poblacional de Chío.



Parque Recreativo de Los Arenales.
 

© Texto y fotografías de Francisco Fariña  
Francisco_farina@yahoo.es


No hay comentarios:

Publicar un comentario