martes, 23 de julio de 2013

VERA DE HERQUES – LAS FUENTES – EL CHORO


VERA DE HERQUES – LAS FUENTES – EL CHORO

Montaña de Tejina
FICHA DE LA RUTA

TÉRMINO MUNICIPAL: Guía de Isora.
COMO LLEGAR: La autopista TF-1 en dirección sur termina en Adeje después del kilómetro 80, donde conecta directamente con la TF-82 que sigue su curso hacia Guía de Isora. Por esta última seguiremos hasta el kilómetro 43, donde se desvía hacia la derecha la carretera TF-465, que lleva directamente al núcleo urbano de Vera de Herques.
COMIENZO: Caserío de Vera de Herques.
FINAL: Caserío de El Choro.
DIFICULTAD: Baja.
DURACIÓN: 5 horas (i/v).
LONGITUD: 11,5 Km.
PROVISIÓN DE AGUA: En el casco urbano de Vera de Herques; en el Caserío de las Fuentes hay una fuente pública.
LUGARES DE INTERÉS: Núcleo urbano de Vera de Herques y Ermita Virgen del Carmen; Era El Portillo; Era de los Goros; Pajar de Angulo; Aljibe, lavaderos y lagar en La Fuentita; Monumento Natural de la Montaña de Tejina; Caserío de Las Fuentes; Barranco de Guaria; Caserío de El Choro.
VENTAJAS: Recorrido señalizado y con un panel informativo al comienzo de la ruta; vistas panorámicas de Guía de Isora y sus aldeas.
INCONVENIENTES: El regreso es por el mismo camino, aunque eso no tiene que ser necesariamente un inconveniente.
PELIGROSIDAD: Baja.
TIPO DE RUTA: Senderismo.

CARTOGRAFÍA


DESCRIPCIÓN

Desde la plaza principal del Caserío de la Vera de Herques, donde se asienta la Ermita Virgen del Carmen, tenemos unas vistas panorámicas de toda la costa correspondiente al municipio de Guía de Isora, que comprende desde la desembocadura del grandioso Barranco de Herques en la zona acantilada del Sitio de Interés Científico de los Acantilados de Isorana, que está compuesta por una franja de unos tres kilómetros de altas paredes costeras y con una geomorfología idónea para la vida de algunas especies de aves marinas, hasta Puerto Santiago, pasando por Playa San Juan y Alcalá; en el horizonte es visible la  permanente silueta de la Isla de La Gomera, pudiéndose distinguir sus picos y barrancos en días muy claros.

Ermita Virgen del Carmen.

Inicio del Camino Montiel.

Desde dicha plaza tomaremos la carretera TF-465 y caminaremos por ella unos trescientos cincuenta metros hasta encontrarnos el comienzo de una pista de tierra donde hay un panel informativo que se refiere al Camino Montiel, que empieza justo en su base; antes de acometer la marcha podemos visitar al otro lado de la carretera la Era el Portillo, que está junto a un antiguo tanque de agua y unos viejos lavaderos. De vuelta, empezaremos ascendiendo suavemente por dicha pista y enseguida veremos una bifurcación a la izquierda en forma de estrecho paso con firme de cemento que desciende por el Lomo de los Perales hacia el Barranco de Bicácaro, el sendero baja con restos de empedrado y cruza el cauce entre Jaguarzos (Cistus monspeliensis), algunos Pencones (Opuntia maxima), Hinojos (Foeniculum vulgare) y Tabaibas (Euphorbia antropurpurea) y vuelve a remontar con firme rocoso, encontrándonos luego junto a un murete de piedra seca que delimita su recorrido y que nos acompaña avanzando por superficie llana y luego bordeando un barranquillo donde crecen unos Almendreros; mas adelante el muro de piedra se halla más alto y cuelgan de el varios Pencones (Opuntia maxima), al igual que nacen por los alrededores del camino multitud de Tabaibas (Euphorbia antropurpurea), Jaguarzos (Cistus monspeliensis), Cornicales (Periploca laevigata), Cruzadillas (Hypericum reflexum) y algunos Pinos Canarios (Pinus canariensis) aislados. 


Barranco de Bicácaro.

Más adelante, en Los Goros, vuelve a descender un barranquillo con firme muy rocoso, teniendo a la derecha del camino un horno de teja medio ruinoso y al otro lado del mismo un viejo estanque con unas canalizaciones horadadas en la roca, hechas para desaguar en dicho recipiente. 


Después de remontar de nuevo, nos encontraremos el camino como asciende por una larga subida con firme bastante pedregoso y delimitado con muretes de piedra seca con un ancho considerable; antes de iniciar la subida, veremos una bifurcación a la izquierda que lleva a la Era de los Goros y ya emprendida, a los pocos metros de iniciar la subida, veremos el Pajar de Angulo, una vieja edificación al más puro estilo arquitectónico canario situada en un llano donde crecen algunos Pinos Canarios (Pinus canariensis) y un camino de acceso junto a una Palmera Canaria (Phoenix canariensis) que parte desde un estanque; al otro lado del camino, está La Fuentita, un aljibe y unos viejos lavaderos y bajo el sendero, por un acceso casi escondido, podremos descubrir un lagar dentro de una cueva, que conserva aún la viga original y el resto se ve que está recientemente restaurado.


Horno junto al sendero.

Era de los Goros.

Seguiremos en ascenso por firme muy pedregoso y algo incómodo que va remontando entre Piteras (Agave americana), Escobones (Chamaecytisus proliferus) y Jaguarzos (Cistus monspeliensis); luego va girando hacia la izquierda y suavizando el desnivel, discurriendo en perpendicular a los numerosos barranquillos que descienden desde los altos de Guía de Isora; va el camino bordeado de un muro de piedra seca y enseguida pasaremos junto a una fuente natural de agua que está protegida por un estanque para su recogimiento, y uno más pequeño en forma de bebedero para animales. 

El Pajar de Angulo.

Aljibe, lavaderos y lagar en La Fuentita.


Continúa bastante pedregoso y con algunos tramos que conservan mínimamente su antiguo empedrado, también con algún trayecto de grandes rocas planas o lajas; avanza con continuas pendientes y repechos siempre delimitado con un muro de poca altura y hecho de piedras, con vistas permanentes al Monumento Natural de la Montaña de Tejina (1058 m.). 

El sendero es evidente en todo su recorrido.

Por la base de dicha montaña discurre el Barranco de Montiel, al cual tendremos que descender, después de pasar junto a un llano donde están los restos de la Era de Montiel, por el camino que baja con firme algo degradado y con bastante desnivel, teniendo antes de llegar al cauce, un trozo perfectamente empedrado. 


Montaña de Tejina, a la vista durante 
todo el recorrido.

Luego subiremos por la otra vertiente ascendiendo con firme muy sinuoso y degradado, que nos deja en una loma cerca del Lomo de los Cardones; una vez ahí seguiremos llaneando hasta encontrar un canal de agua que cruza el sendero por el que vamos caminando; bajo esta canalización discurre el Camino de las Calzadas, que en forma de pista de tierra, se dirige al Caserío de las Fuentes y alrededores. 

Empedrado delimitado con muretes 
de piedra seca.

Delimitación del espacio natural del
Monumento Natural de Montaña de Tejina.

Nosotros seguiremos por el sendero que desciende un barranquillo y enseguida vuelve a remontar empedrado y delimitado por un murete de piedra seca, donde crecen Vinagreras (Rumex lunaria), Matorriscos (Lavandula canariensis), Escobones (Chamaecytisus proliferus), Hinojos (Foeniculum vulgare), Palominas (Echium plantagineum),Tabaibas (Euphorbia antropurpurea) y un sinfín de vegetación, al igual que algunos Almendreros que están bordeando las paredes del camino; sigue su curso circulando por el borde de las faldas de Montaña Tejina, terminando poco después y junto a unos altos muros de unas huertas de cultivo, en la pista que nos encontramos anteriormente. 

Primeras casas del Caserío de Las Fuentes.

Veremos una señal vertical situada junto a una Casa-Cueva que nos indica la distancia a recorrer hasta el Caserío de El Jaral, continuaremos hacia la derecha, ascendiendo suavemente junto a las primeras casas del Caserío de las Fuentes, que curiosamente están asentadas sobre unas cuevas excavadas en la tosca, en el Morro el Tintero. Camino arriba seguiremos y nos regocijaremos con las espectaculares vistas panorámicas del valle que rodea el municipio de Guía de Isora y de los Acantilados de los Gigantes, frente a los cuales y al otro lado del océano, está la Isla de La Palma; en primer plano podemos apreciar El Choro, una zona agrícola que está situada al borde del profundo Barranco de Guaria y de frente continuaremos enlazando con el Camino de las Cabezadas donde hay una fuente de agua donde poder repostar. 

Barranco de Guaria.

Parte alta del Caserío de Las Vegas.

Montaña de Tejina desde el Camino 
de las Cabezadas.

Un poco más arriba y por el mismo camino, llegaremos al conjunto de casas más pintoresco de todo el Caserío, formado por unas viviendas hechas de piedra y al mas puro estilo arquitectónico canario, medio derruidas pero que aún conservan el sabor de antaño; desde este hermoso lugar nos llamará la atención la Montaña de Tejina (1058 m.), un espacio natural protegido, que comprende unas 169 Hectáreas y está catalogado como Monumento Natural; es un cono volcánico de grandes dimensiones, con una altitud máxima de 1059 metros, situado sobre el núcleo urbano de Tejina de Guia y que está bordeado por el profundo Barranco de Guaria que lo delimita por la cara sur y por la parte norte por el Barranco de Montiel, ambos dentro de su delimitación. Tiene dicho espacio natural una importancia paisajística de primer orden y en cuanto a su ecosistema incluye especies vegetales como la Jara (Cistus monspeliensis), las Tabaibas Amargas (Euphorbia lamarckii) y los Verodes (Kleinia neriifolia), al igual que pequeños bosques de Pinos Canarios (Pinus canariensis), e Higueras y algún Almendrero muy ocasionales; en cuanto a la importancia etnográfica, se han hallado restos de aborígenes en distintas cuevas funerarias, tanto en la cima de ésta como en su entorno geográfico.
El Camino de las Cabezadas continúa con tortuosa pendiente hasta entroncarse en el Lomo de Don Juan con otro que viene desde los altos de Taucho y ambos siguen juntos, cruzándose con multitud de pistas forestales por un lomo entre el Barranco Cuevas del Pi y el Barranco del Niágara y terminando en Boca Tauce, bajo el Roque del Cedro (2260 m.) y los Roques de Chabao, ya dentro del Parque Nacional del Teide.

El Choro en primer plano y el Acantilado
de los Gigantes al fondo (d).

Nosotros desde el Caserío, retomamos el camino cuesta abajo, desandando nuestros pasos hasta encontrarnos con una bifurcación hacia la derecha, es el Camino de la Higuera, que se dirige hacia el cauce del Barranco de Guaria; comienza entre unas viviendas y junto a un muro de una huerta y avanza entre cultivos bajo la Casa de la Vera y llaneando entre Pencones (Opuntia maxima), Hinojos (Foeniculum vulgare), Verodes (Kleinia neriifolia) y Vinagreras (Rumex lunaria), también hay alguna Higuera y Almendreros en las huertas colindantes. Luego remonta suavemente y enseguida desciende bruscamente por un pequeño collado que deja ver la grandiosidad del cauce del barranco; continúa descendiendo muy suavemente junto a una gruesa tubería galvanizada por un largo tramo que bordea paralelamente el cauce y bajo los riscos medio descompuestos de La Vera y de La Cabezada.

Barranco de Guaria.

Sendero saliendo del cauce. 

Una vez en el fondo del barranco, donde realmente se refleja la grandiosidad del mismo, que está formado por un caos enorme de piedras basálticas que recorren el cauce, cruzaremos entre algunas de ellas y enlazaremos con el camino de subida hacia El Choro, discurre algo estrecho y con firme terroso en primer lugar y luego zigzaguea entre algunas Piteras (Agave americana), Tabaibas Majoreras (Euphorbia antropurpurea) y Pencones (Opuntia maxima) con suelo pedregoso y un poco descompuesto, hasta que al final y sobre el Andén del Gomero, encontremos algunos restos de empedrado que dan lugar de nuevo a llanear sobre el Risco Blanco, desde donde tendremos unas vistas espectaculares de El Choro, del Barranco de Guaria y de la majestuosa Montaña de Tejina, dando por finalizado en este punto el recorrido de ida, y quedando el de vuelta desandando el camino hasta la base de Montaña de Tejina, a la cual ascenderemos cuando lleguemos al acceso para ello; El Choro es un caserío formado de unas pocas casas aisladas y muy dispersas entre huertas de cultivo y bajo un escaso, pero pintoresco bosque de Pinos Canarios (Pinus canariensis).



Como hemos dicho anteriormente, desandaremos el camino hasta el Caserío de Las Fuentes, donde estaba la señal vertical junto a una Casa-Cueva, que indicaba la dirección a seguir hasta El Jaral; una vez en ese punto, en la misma pista de tierra que bordea las faldas de la montaña, veremos un pequeño murete de piedra que señala el inicio de la ascensión a la cumbre.

Camino de ascenso a Montaña Tejina.

Ermita de San Pedro en la cumbre de Montaña Tejina.

Un poco más adelante, otro murallón de piedra seca, que se usaba como delimitación de terrenos, asciende sin parar hacia la cima; solo tendremos que ir junto a él, ascendiendo entre Jaras (Cistus monspeliensis), Cornicales (Periploca laevigata) y Pinos Canarios (Pinus canariensis) y zigzagueando por un terreno muy empinado y pedregoso, hasta llegar a un llano donde se encuentra la Ermita de San Pedro, en el punto más alto de la montaña; es una edificación muy sencilla y algo descuidada, cerca hay un tanque de agua también medio ruinoso y desde este punto tendremos una vista de 360º de todo el entorno, llamándonos la atención el Camino de Montiel, que se ve en todo su recorrido hasta Vera de Herques; también el Caserío de Las Fuentes y el Camino de las Cabezadas internándose en el pinar hacia el Parque Nacional del Teide.

Panorámicas desde Montaña Tejina.

Hacia Pico de Abajo.

Seguiremos recorriendo la cima junto a dicho muro de piedra, que sigue su curso descendiendo un pequeño collado entre algunos Pinos Canarios (Pinus canariensis) y alguna Higuera solitaria, hasta llegar más tarde al Pico de Abajo, donde hay un afloramiento rocoso, donde podemos ver vestigios de nuestros antepasados, y una baliza situada a los 1.046 metros de altitud; es el lugar perfecto para una larga estancia observando la fantástica panorámica de toda la costa de Guia de Isora y de Adeje, además de las siluetas de la Isla de La Palma y la de La Gomera, en la inmensidad del Océano Atlántico.

Panorámica hacia la costa de Guía de Isora.

En Pico de Abajo.


Cuando toque retirada, nos iremos por el mismo camino que nos ha traído hasta este lugar, descenderemos la Montaña de Tejina y tomaremos el Camino de Montiel, alejándonos del Caserío de Las Fuentes, con dirección al Caserío de Vera de Herques, lugar de inicio de la ruta que hemos propuesto en esta ocasión.

De regreso hacia Vera de Herques.


© Fotografías y texto de Francisco Fariña

No hay comentarios:

Publicar un comentario