miércoles, 22 de agosto de 2012

PUNTA DEL HIDALGO - EL BATÁN



PUNTA DEL HIDALGO – EL BATÁN
(Por el Canal y Camino del Tomadero)

FICHA DE LA RUTA

TÉRMINO MUNICIPAL: La Laguna.
COMO LLEGAR: La carretera TF-13 que parte desde La Laguna, pasa por el municipio de Tegueste y termina en la Punta del Hidalgo, punto de partida de la ruta propuesta.
COMIENZO: Punta del Hidalgo.
FINAL: Caserío de El Batán.
DIFICULTAD: Media.
DURACIÓN: 4,30 horas.
LONGITUD: 6,2 Km. hasta la Plaza de El Batán; si decidimos hacer la Ruta del Lino hay que sumarle 1,5 Km.
PROVISIÓN DE AGUA: En el núcleo urbano de Punta del Hidalgo y en el Caserío de El Batán.
LUGARES DE INTERÉS: Plaza Sebastián Ramos en Punta del Hidalgo, Vista del Roque de Dos Hermanos (343 m.); Puente de piedra sobre Barranco Seco; Canal del Tomadero; Casa del Tomadero; posibles Cazoletas Guanches junto a la Casa del Tomadero; Camino del Tomadero; Caserío de El Batán; Ruta del Lino.
VENTAJAS: Recorrido de alto valor paisajístico. El Camino del Tomadero esta prácticamente excavado en la roca porosa con infinidad de escalones, haciendo que el recorrido sea muy curioso y por ello de interés etnográfico. Posibilidad de hacer la Ruta del Lino, un recorrido interpretativo de valor etnográfico, los folletos explicativos se pueden obtener en el único bar del caserío.
INCONVENIENTES: No es un recorrido circular. En algunos tramos del Canal del Tomadero hay que extremar las precauciones ya que la pared lateral dificulta el paso. El Camino del Tomadero tiene algunos tramos con bastante desnivel de ascenso.
PELIGROSIDAD: Media - Baja.
TIPO DE RUTA: Senderismo.

CARTOGRAFÍA


DESCRIPCIÓN

Roque Dos Hermanos.
La carretera TF-13 termina en la Plaza Sebastián Ramos donde hay un mirador con vistas espectaculares hacia el Roque de Dos Hermanos (343 m.), que se eleva majestuoso sobre la Playa de los Troches. Partiremos desde dicho mirador en dirección al núcleo urbano de Punta del Hidalgo, ignorando y dejando a nuestras espaldas el PR-TF-10, que se adentra en el cauce del Barranco del Tomadero, llamado Del Río en este último tramo y asciende hacia el Caserío de Chinamada por las faldas del Roque de Dos Hermanos. En pocos metros nos desviaremos hacia la izquierda por el Camino del Tabaibal, una calle asfaltada que se cruza, mucho mas adelante, con el Camino del Homicián, por donde discurre el PR-TF-11 que desciende desde el Caserío de El Batán. Recorridos unos ciento cincuenta metros, veremos a nuestra izquierda el Canal del Tomadero, una canalización junto a una pequeña edificación de cemento que alberga un registro hidráulico; por unas escaleras de piedra abandonaremos la carretera y comenzaremos a caminar dentro de dicha conducción.


Comienzo del canal (i), bajo el Barrio de El Homicián (d).


El recorrido es completamente llano y discurre por una ladera del Barranco Seco, por los bordes del trayecto crece multitud de vegetación característica de zonas bajas y secas como Cornicales (Periploca laevigata), Vinagreras (Rumex lunaria), Matorriscos (Lavandula canariensis), Pencones (Opuntia maxima) y Tabaibas (Euphorbia mellifera), entre muchas otras. Continúa adentrándose barranco arriba y dejándonos bonitas vistas de la costa a nuestras espaldas y al mismo tiempo del Barrio del Homicián sobre nuestras cabezas, situado bajo el Roque de Aguacada (604 m.) y el Pico de las Aguilillas (479 m.). Seguiremos sin abandonar el interior del conducto, que es lo suficientemente ancho para ir caminando cómodamente; mas adelante encontraremos un pequeño tramo excavado en la roca por donde sigue su curso el canal y que se estrecha bastante, pero que salvaremos perfectamente rodeando mediante unos escalones también horadados en la roca y que hacen seguro el paso. Continuamos por El Tabaibal, una vertiente muy pedregosa del Barranco Seco, donde crecen algunos Cardones (Euphorbia canariensis), Tabaibas (Euphorbia mellifera) y Piteras (Agave americana) y junto al canal por el cual vamos caminando, veremos una Palmera Canaria (Phoenix canariensis) que crece solitaria; en los bordes del camino hay Ratoneras (Forsskahlea angustifolia), Hinojos (Foeniculum vulgare), Menta-Poleo (Mentha pulegium), etc. Un poco mas adelante rebasaremos dos grandes rocas encajadas y luego tendremos a la vista un puente de piedra que cruza el barranco y que soporta el canal por el cual vamos andando; a medida que nos acercamos tendremos que tener precaución ya que el paso es muy expuesto y hay unas traviesas de hierro dentro del canal que dificultan un poco el paso, aunque la pared rocosa de nuestra derecha nos dará bastante seguridad.

Puente sobre Barranco Seco.

Inevitablemente tendremos que cruzar dicho puente con la máxima concentración, ya que hay una altura considerable; una vez rebasado ya podremos fijarnos en el encajonado cauce del barranco y como las paredes oscuras de sus vertientes están plagadas de un frondoso Cardonal - Tabaibal (Euphorbia canariensis y Euphorbia mellifera) que crece entre multitud de cuevas y andenes rocosos. A nuestra derecha veremos como otra canalización de las mismas características, asciende por un costado del barranco hacia la Galería Brisas de Anaga, hacia la cual discurre una pista de tierra.

Canal adentrándose en el Barranco del Río.

Roque Dos Hermanos sobre el Barranco del Rio.

Nuestros pasos siguen el curso del canal principal, ignorando este cruce, y continuaremos por la vertiente contraria del mismo barranco junto a un muro de piedra seca, que se dirige entre Pencones (Opuntia maxima), Inciensos (Artemisia canariensis), Vinagreras (Rumex lunaria), Cornicales (Periploca laevigata) y demás vegetación característica, hacia una zona estrecha y horadada en la roca que termina en la pista de tierra que accede a dicha galería; una vez allí, evitaremos caminar por dicha vía y continuar por el canal, que continua su marcha junto a una Palmera Canaria (Phoenix canariensis) por las laderas falderas del Roque de los Cardos (299 m.) y por encima del nivel de la pista; hay algunos pasos que se desvían del canal, pero ninguno conlleva la pérdida del camino. De frente tendremos la imagen espectacular del Roque de Dos Hermanos (343 m.) y detrás de nosotros el Barrio de El Homicián bajo el Pico de las Aguilillas (479 m.); a nuestra izquierda podremos ver la desembocadura del Barranco del Tomadero en la Playa de los Troches, que en esta parte se denomina también Barranco del Río; hay un promontorio rocoso llamado Casas Bajas a la orilla del mar, que alberga una vivienda y al lado podremos ver como discurre el PR-TF-10 junto a los Pozos de la Fajana y como asciende luego por las laderas del Roque de Dos Hermanos hacia el Caserío de Chinamada.


Roque de los Pinos al fondo (i); Punta del Hidalgo (d).

El camino sigue por el lugar conocido como Las Carboneras y en un momento determinado llegamos a las inmediaciones de un estanque de forma circular que está situado a un nivel mas bajo que nuestro recorrido; continúa luego al lado de dos Palmeras Canarias (Phoenix canariensis) por el Lomo el Estajo y con la vista puesta en una construcción situada cerca y con colores muy llamativos; desde aquí también podemos observar la geomorfología del Barranco del Tomadero o del Río y a lo alto el Roque de los Pinos (550 m.), situado junto al Caserío de Chinamada. Sigue luego junto a un muro de piedra seca y a lo largo del recorrido tendremos que desviarnos mínimamente en algunas ocasiones del canal ya que a veces éste se interna en el terreno; a continuación encontramos un tramo estrecho y algo expuesto, alejándonos cada vez mas de la vista del Roque de Dos hermanos y su base donde hay una planicie formada por antiguos bancales, así como de la costa rocosa de Punta del Hidalgo.

Ladera abancalada bajo el Roque de los Pinos (d).


A medida que avanzamos, vamos recorriendo varios barranquillos, como la Hoya Madre del Viento, donde crece una población muy numerosa de Cañas (Arundo donax), la Hoya del Bucio, la Hoya de los Morales, donde un murete de piedra delimita el recorrido y observaremos las laderas que ascienden hacia el Roque Carnero (520 m.) cubiertas de un espeso Cardonal – Tabaibal (Euphorbia canariensis y Euphorbia mellifera).



Luego un tramo largo y expuesto, con infinidad de curvas y algunos puentes de mampostería para salvar pequeños saltaderos en el terreno, es muy cómodo de caminar, ya que siempre iremos por firme llano y compacto por el interior del canal; cada vez el evidente cauce del Barranco del Tomadero es mas profundo y la imagen de sus vertientes escarpadas son cada vez mas espectaculares, pudiendo observar desde el camino diversas pozas de agua en los lugares mas umbríos, al igual que mucha vegetación rodeando las mismas.

Poza de agua en el cauce del Barranco del Río (d).

En un momento determinado pasaremos junto a una cueva de pequeña profundidad bajo la Hoya Cueva Simanca y mas adelante hay un promontorio rocoso donde hay que extremar la seguridad, ya que es un tramo muy expuesto y angosto, para evitarlo podremos desviarnos a la derecha ascendiendo por unos escalones tallados en la roca rojiza y atravesarlo por arriba sin dificultad; una vez rebasado este tramo, seguiremos sin peligro regocijándonos en el paisaje que nos rodea, de escarpadas paredes rocosas cubiertas de Cardones (Euphorbia canariensis) y Tabaibas (Euphorbia mellifera) que forman el Barranco del Tomadero y de su propio cauce por donde discurre un sendero muy antiguo, ocasionalmente tallado en la roca y que tenía como fin el acceso a la Casa del Tomadero, edificación junto a una presa artificial que tenía la misión de recoger el agua de la escorrentía de dicho barranco y canalizarla hacia la población para labores de riego de cultivos.



A medida que vamos progresando, el nivel del canal por el cual vamos caminando se acerca cada vez mas al fondo del cauce del barranco, el cual es aquí mucho mas ancho y con firme formado de roca porosa de color muy rojizo donde crecen infinidad de Palo de Sangre (Marcetella moquiniana) y algunos Sauces (Salix canariensis) que aprovechan la constante humedad del lugar concentrada en algunas pozas casi permanentes; también abundan rocas de grandes dimensiones provenientes de desprendimientos de las laderas colindantes, formando un gran caos pedregoso. En la ladera que tenemos en frente se alza majestuoso el Roque de los Pinos (550 m.), una cresta rocosa muy escarpada donde existe la única población de Pino Canario (Pinus canariensis) del Macizo de Anaga, sus laderas formadas por la Ladera de la Barranquera y la Hoya de los Ñames, ambas cubiertas de un frondoso y llamativo Cardonal - Tabaibal (Euphorbia canariensis y Euphorbia mellifera), crean un espectáculo visual del cual es casi imposible escapar.


Cauce del Barranco llegando al Tomadero.

El último tramo antes de llegar al cauce del barranco ostenta algo de peligro, ya que la pared rocosa en la cual está apoyado el canal por el que hemos venido andando, forma una especie de barriga que invade el espacio por donde deberíamos pasar, dificultando así el avance y obligándonos a progresar agachados e incluso arrastrándonos para mas seguridad.



Una población inmensa de Cañas (Arundo donax) nos da la bienvenida antes de llegar a la Casa del Tomadero, situada junto a los restos de cemento de lo que fue una pequeña presa que tenía la misión de contener el agua que fluía por el barranco para luego canalizarla; dicha edificación se encuentra en ruina total, casi inundada por la vegetación y junto a ella hay una roca de grandes dimensiones y de color rojizo con acceso a su cúspide donde hay algunas muestras de lo que parece ser una serie de Cazoletas Guanches; en este punto, donde crece un frondoso Cañaveral (Arundo donax) y algunos Granadillos (Hypericum canariense), finaliza el canal por donde hemos venido; observaremos de frente la imagen espectacular del cauce del barranco, a nuestra derecha y sobre la Casa del Tomadero, se extiende la Hoya del Tomadero, que asciende por sus andenes hasta el Roque de la Barca (555 m.) y un poco mas adelante, a mano derecha donde hay un poste de madera a modo de señal, comienza el Lomo del Peral, por donde discurre el Camino del Tomadero hacia el Caserío de El Batán.

Tramo final del Canal del Tomadero.

Panorámica del Barranco del Tomadero.

Casa del Tomadero.

Este camino empieza en un lomo rocoso donde hay unos escalones tallados en la roca; crecen en los bordes del mismo algunas Tabaibas (Euphorbia mellifera), Granadillos (Hypericum canariense) y Pastel de Risco (Aeonium tabulaeforme), estos últimos incrustados en las rocas mas húmedas; continúa luego zigzagueante y con firme muy compacto junto a un talud de roca que nos sirve de protección lateral, dando mas seguridad al recorrido; las vistas de la Hoya del Tomadero son impresionantes ya que conforman un valle vertical de paredes muy abruptas que concluyen en el Cabezo de la Sabina (482 m.) y el Roque de la Barca (555 m.), separados ambos por la Degollada de la Barca.

Primeros pasos por el Camino del Tomadero hacia El Batán.

A medida que vamos ascendiendo se despliega detrás nuestro el amplio cauce del Barranco del Tomadero, del canal que discurre por una de sus vertientes y por el cual hemos venido y a lo lejos del Roque de Dos Hermanos (343 m.), cuya cima destaca sobre el paisaje; a nuestra izquierda también discurre el mismo barranco pero en dirección al Caserío de El Batán, que aunque no se vea si se intuye entre los picos y crestas colindantes.

Amplias panorámicas del Barranco del Tomadero.

La subida se hace interminable, tiene mucho desnivel y no deja tregua para un descanso, se suceden numerosos escalones hollados en el firme y ocasionalmente formados por piedras colocadas estratégicamente; hay algunos pasos muy expuestos y otros tan empinados que hace falta apoyarse con las manos para sostenerse, discurre muy sinuoso entre Bejeques Punteros (Aeonium urbicum), Malpicas (Carlina salicifolia), Bejequillos (Aeonium lindleyi), Inciensos (Artemisia thuscula) y unas pocas Piteras (Agave americana), hasta que por fin, después de casi una hora de subida y en las inmediaciones de unos aislados Brezos (Erica arborea), se suaviza mínimamente y da paso en unos pocos metros a llanear junto a unas huertas cultivadas de Vid.

Sendero escalonado.

Después, un último esfuerzo, ya que el sendero discurre seguidamente por unas escaleras de piedra, hasta que coronemos el lomo sobre la Gollada Fondoba, donde podremos por fin hacer un descanso y recrearnos con las fabulosas vistas del camino recorrido y del amplio valle que se extiende por los alrededores del cauce del Barranco del Tomadero hasta su desembocadura en la Punta del Hidalgo, al igual que los alrededores del Caserío de El Batán que a su vez se divide en el Batán de Arriba y el Batán de Abajo, extendiéndose ambos a los lados del barranco.

Tramo expuesto.

La Hoya del Tomadero.

Por último, nos queda llanear bajo las laderas de Los Milanos (596 m.), unas resbaladeras que desembocan en el camino bordeado de numerosas Piteras (Agave americana) y una población muy cuantiosa de Bejeques Punteros (Aeonium urbicum); luego seguiremos rodeados de bancales cultivados de Vid donde abundan, en los bordes del sendero, Pencones (Opuntia maxima), Inciensos (Artemisia thuscula) y Tabaibas (Euphorbia mellifera); poco después unas escaleras de piedra entre varias viviendas, nos deja en el PR-TF-11 que se dirige por la izquierda hacia la Cruz del Carmen y hacia el lado contrario, a la Punta del Hidalgo pasando por el Caserío de Bejía.

  

Llegando al Caserío de El Batán (d).

Iremos a la izquierda y en unos pocos metros estaremos en la Plaza Principal del Caserío de El Batán, donde se alza la pequeña Ermita de Nuestra Señora de Candelaria y desde donde hay unas vistas panorámicas del Valle de Los Batanes; aquí daremos por finalizado el trayecto principal, y una vez hayamos descansado y visitado los puntos importantes del caserío, podremos complementar la jornada con una ruta interpretativa y señalizada según la información que hay en un panel informativo situado en la plaza, se llama la Ruta del Lino, referida a una fibra vegetal de la cual y después de un laborioso proceso, se obtenía el lino que a su vez se usaba para la confección de diferentes tejidos.

Por el PR-TF-11, haciendo al Ruta del Lino.

Para ello seguiremos la señalización del PR-TF-11 que desciende rodeando dicha plaza por firme empedrado, escalonado y tallado en la roca, junto a un muro de piedra seca que se dirige entre algunos bancales de cultivo hacia el cauce del Barranco del Río, cruzando este mediante un puente y dirigiéndose hacia un pequeño grupo de casas donde hay algunas casas-cueva, en el Batán de Abajo; una vez allí visitaremos una antigua era, situada bajo un enorme Drago (Dracaena draco) que está situada justo enfrente de Las Cuevas del Lino, separadas ambas por el cauce del Barranco del Río, donde hay varias pozas de agua llamadas Los Charcos del Lino.

Casas del Batán de Abajo, junto al Barranco del Tomadero.

La Cueva del Lino (d).

La cueva es una abertura de grandes dimensiones en la pared del barranco, que se usaba para el almacenamiento del lino; en la era hay un cartel informativo que explica el funcionamiento de este típico y ancestral procedimiento del cual subsistieron muchos habitantes del lugar. Siguiendo el camino, nos encontraremos con unos antiguos lavaderos, que también forman parte de la cadena de procesado del vegetal y enseguida veremos el sendero de vuelta que asciende por la izquierda hacia las Casas del Cuchillete y vuelve al punto de partida en la plaza de El Batán, un corto y circular recorrido de alto valor cultural y etnográfico que vale la pena realizar para entender un poco mas la historia de este interesante lugar.


© Fotos y texto de Francisco Fariña


No hay comentarios:

Publicar un comentario