martes, 12 de enero de 2016

EL PORIS – FUENTE DE TAJO – ARICO NUEVO


EL PORIS – FUENTE DE TAJO – 
ARICO NUEVO

Casa del Guano.
FICHA TÉCNICA:

TÉRMINO MUNICIPAL: Arico.
COMO LLEGAR: Al Poris de Abona se llega por la desviación que hay en el kilómetro 39 de la autopista TF-1 y que está perfectamente señalizada hasta llegar al núcleo urbano.
COMIENZO: Caserío de Poris de Abona.
FINAL: Arico Nuevo.
DIFICULTAD: Baja.
DURACIÓN: 3 horas.
LONGITUD: 6 Km.
PROVISIÓN DE AGUA: Poris de Abona; Fuente de Tajo; Arico Nuevo.
LUGARES DE INTERÉS: Núcleo urbano del Poris de Abona; Parque Eólico; Vistas panorámicas del Monumento Natural de Montaña Centinela; Fuente de Tajo; Casco urbano de Arico Nuevo, catalogado BIC.
VENTAJAS: Ruta señalizada desde el inicio hasta el final; Conexión con el sendero homologado PR-TF-86 y alguna de sus variantes.
INCONVENIENTES: El recorrido no es circular, pero eso no tiene porque ser necesariamente un inconveniente.
PELIGROSIDAD: Nula.
TIPO DE RUTA: Senderismo.


MAPAS Y CROQUIS

DESCRIPCIÓN:


El Poris de Abona es un pintoresco caserío costero perteneciente al municipio de Arico que está situado alrededor de la pequeña playa del Poris y donde hay una plaza con un recinto religioso moderno consagrado a la Virgen de Fátima. En dicha plaza hay un panel informativo referente a la ruta que vamos a realizar y justo al lado discurre la Avenida Villa de Arico, por la cual iremos ascendiendo suavemente en busca de un túnel que cruza por debajo la autopista TF-1 y que continúa luego entre los Llanos del Poris, donde hay unas huertas de cultivo y la base de la Montaña del Puerto (131 m.). 

Carretera TF-627 saliendo de El Poris.

Barranco de los Caballos (i).

Seguidamente la carretera cruza por un puente el Barranco de los Caballos y la ruta se desvía de la misma hacia la derecha, donde hay un poste con una señal que indica la dirección hacia Arico Nuevo; el acceso es algo precario y descompuesto y asciende por una de las laderas del Barranco de los Caballos, denominado en esta parte Barranco de las Guirreras. 

Montaña del Puerto (131 m.).

El firme por este tramo es pedregoso y tiene restos de lo que fue un muro de piedra delimitador, también veremos restos de empedrado y algunos trozos compuestos de firme compactado de tosca; por los alrededores y poblando gran parte del terreno, veremos multitud de Tabaibas (Euphorbia lamarckii), Verodes (Kleinia neriifolia), Balos (Plocama pendula) y en menor medida Magarzas (Argyranthemum frutescens) e Inciensos (Artemisia thuscula), a nuestra derecha queda el cauce del barranco y algunos otros cauces secundarios y podremos observar cómo se extienden las laderas y caseríos dispersos que conforman las medianías del municipio. 

Arco iris sobre el Barranco de los Caballos.

El recorrido se encuentra en un momento determinado con la carretera TF-627, cerca del punto kilométrico 2 y continúa por la Hoya Malicia, donde se asienta un Parque Eólico; bordea nuestro trayecto una vieja atarjea en desuso y luego continúa muy cerca de la base de tres de los numerosos aerogeneradores que están alojados en dicho parque. 

Cruzando la carretera TF-627.

Señalización.



Después pasamos junto a lo que queda de un viejo muro de piedra seca que limitaba el camino y enseguida cruzaremos de nuevo la misma carretera para acometer un tramo en línea recta y también marcado por la misma pared rocosa; el firme al inicio es bastante irregular, pero enseguida se torna muy compacto ya que aprovecha la tosca del terreno para su recorrido; a nuestra espalda queda cada vez más lejos la Montaña del Puerto (131 m.) y el Caserío de El Poris, destacados ambos entre la imagen más artificial que tiene el parque eólico.

Monumento Natural de Montaña Centinela.



Avanzaremos luego entre Tabaibas (Euphorbia lamarckii), Verodes (Kleinia neriifolia), Matorriscos (Lavandula buchii), algunas Aulagas (Launaea arborescens) y Cardoncillos (Ceropegia fusca) con paso sinuoso y cerca de la Casa del Guano, una construcción en buen estado de conservación que se asienta justo en el límite del Monumento Natural de Montaña Centinela, que comprende un espacio natural de un alto valor paisajístico de unas 132 hectáreas cuyo principal hito es el cono volcánico de 267 metros de altitud propiamente dicho, que está rodeado de sus propias coladas volcánicas cubiertas de vegetación propia de los malpaíses como Tabaibas Dulces (Euphorbia balsamifera), Cardoncillos (Ceropegia fusca) y Balos (Plocama pendula).


Dejando detrás el Parque Eólico (i).

Firme de tosca compacta.


Luego, el camino continúa delimitado por una hilera de piedras, con firme bastante compacto y paralelo a la carretera; al otro lado discurre el Barranco de Tajo, que es el mismo cauce del principio que cambia de denominación según la zona donde se encuentre. Después el firme del camino es duro, compuesto de tosca, aunque algunos tramos se encuentran horadados en el terreno en las partes más blandas; en un momento determinado, cerca de La Casa de la Luz, una edificación con cubierta de tejas rojas que veremos a nuestra derecha, distinguiremos en el suelo unas canalizaciones talladas en el terreno que se cruzan junto a una bifurcación a la derecha que es un camino que avanza sobre Las Cuevas de la Luz, unas viejas casas-cueva que se encuentran en total abandono. 

Cuevas de la luz.


Camino a la Galería de Tajo.

Junto a uno de los canales se dirigen nuestros pasos llaneando por el borde del barranco y nos iremos abriendo paso entre Tabaibas (Euphorbia lamarckii) y Balos (Plocama pendula); mas adelante iremos junto a una atarjea en desuso que será la referencia para no perder el camino, hasta que llegamos al borde del barranco donde hay un poste con señales de dirección; en la pared de enfrente de dicho barranco veremos el llamado Paredón Blanco, una zona rocosa de tosca horadada que nos llamará bastante la atención. 

Bifurcación hacia la Galería de Tajo.

El Paredón Blanco.

A la derecha zigzaguea un ancho camino empedrado que desciende paulatinamente por una de las laderas del barranco, que dicho sea de paso, están cubiertas de un frondoso Cardonal-Tabaibal (Euphorbia canariensis y Euphorbia lamarckii) y que nos llevará después de unos doscientos metros, a la misma boca de la Galería el Tajo donde hay unos viejos lavaderos hechos de piedra chasnera medianamente conservados, rodeados de frondosa vegetación y abastecidos con el agua de un manantial anexo a la galería.

Lavaderos de Tajo.

Galería de Tajo.

Después de la visita a este ámbito, desandaremos el camino hasta el lugar donde encontramos la información y seguiremos la ruta haciendo caso de la señal que indica Arico Nuevo; es un sendero que discurre llano y bordeando el cauce entre grandes ejemplares de Cardones (Euphorbia canariensis), acompañados de algunos Cornicales (Periploca laevigata), Verodes (Kleinia neriifolia) y Tabaibas (Euphorbia lamarckii) y que va en busca del fondo del Barranco de Tajo, donde hay unos viejos pilares de roca que soportaban alguna canalización para transportar agua. 

Camino empedrado de acceso a la Galería de Tajo.


Una vez en el cauce iremos en suave ascenso por el mismo, hasta encontrar una pista de tierra que cruza muy pedregosa por la cual caminaremos, dejando detrás una antigua canalización compuesta de pilares y atarjea de tosca.

Barranco de Tajo.

Canal de tosca en desuso (d).

Por dicha pista avanzamos hacia la derecha, tiene firme muy pedregoso y está delimitada por un muro de piedras del lugar; en breves momentos estaremos en la base de un poste con señales y haremos caso de la señal que nos indica la dirección a seguir hacia Arico Nuevo. 



Remontamos por una zona rocosa del borde del Barranco Boso, otra denominación del mismo cauce y luego giramos a la derecha para seguir nuestro camino junto a un canal en desuso y una tubería; luego por firme compacto y donde hay un canal tallado en el suelo continuamos la marcha siguiendo el recorrido de la tubería que asciende por La Fajana, entre viejas huertas de cultivo que están pobladas de multitud de Tabaibas (Euphorbia lamarckii), Aulagas (Launaea arborescens), Balos (Plocama pendula) y Matorriscos (Lavandula buchii). 

Canalización tallada en el terreno (d).


Más adelante iremos llaneando con la vista puesta en el Caserío de Arico Nuevo, que nos ofrece una vista estupenda situado bajo el Lomo de Tamadaya que se alza entre el Barranco el Seco y el de Tamadaya, vamos caminando entre un mar de Tabaibas (Euphorbia lamarckii), donde también crecen multitud de Magarzas (Argyranthemum frutescens); luego conectaremos con otra pista de tierra que asciende en línea recta por Cercado Chico hasta que veamos cómo termina junto a una carretera asfaltada; en este momento seguiremos de frente ignorando dicha vía y nos desviaremos por una estrecha vereda que avanza entre Balos (Plocama pendula) con firme terroso y que luego continúa junto a un muro de piedra de tosca que limita una vieja estancia agrícola abandonada. 



Luego desembocaremos, pisando algunos restos de un empedrado, en la misma calle asfaltada que es la Calle Veinticinco de Julio y muy cerca del Cementerio de Arico Nuevo; por esta misma vía iremos en suave y permanente ascenso, siempre con la vista puesta en el Caserío de Arico Nuevo y la cuerda montañosa que se extiende sobre el mismo, al igual que las grandes extensiones de medianías pertenecientes al municipio de Arico; avanzaremos por hoya Negra y Hoya las Crucitas, superficies anexas al camino y donde abundan viejas huertas de cultivo, iremos siempre por asfalto y acompañados de un murete de piedra de tosca que delimita el paso. 

Restos de empedrado.


Cementerio de Arico Nuevo.

Aproximadamente un kilómetro y doscientos metros después, llegaremos al exterior de un campo de fútbol y con él a caminar junto a las primeras casas del pueblo; seguiremos luego avanzando por la misma calle, aunque en esta zona sea algo más estrecha, junto a las viviendas que por lo general están muy bien cuidadas, siendo la mayoría de ellas de arquitectura tradicional canaria. Cruzaremos la Calle Nueva, que es el Camino Real del Sur, que viene desde el vecino municipio de Fasnia y seguimos por la Calle Trece de Septiembre haciendo un precioso recorrido urbano muy agradable, hasta llegar a una explanada donde está la Plaza Benítez de Lugo y la pintoresca Iglesia de Nuestra Señora de la Luz, datada en el año 1768 y ampliada después en el 1895.

Casco urbano de Arico Nuevo (BIC).
.

Finalizamos nuestro recorrido en este lugar, el entorno está catalogado como Bien de Interés Cultural (BIC) con categoría de Conjunto Histórico por conservar un conjunto arquitectónico tradicional con sabor auténtico canario; en los años veinte del siglo pasado este núcleo urbano fue capitalidad de todo el municipio de Arico por estar situado en un lugar estratégico. Podremos conectar en este punto con el PR-TF-86, que uniendo el Lomo de Arico, se dirige luego hacia la Degollada de Guajara y termina en el Parador del Teide; también con su variante PR-TF-86.2 que remonta por el Lomo de Tamadaya hacia la zona recreativa de El Contador. 


© Texto y Fotografías de Francisco Fariña




No hay comentarios:

Publicar un comentario