martes, 11 de febrero de 2014

FUENTE FRÍA - SOMBRERO DE CHASNA - ROQUE BERMEJO


FUENTE FRÍA - SOMBRERO DE CHASNA
ROQUE BERMEJO (2467 m.)



FICHA DE LA RUTA

TÉRMINO MUNICIPAL: Vilaflor.
COMO LLEGAR: Por la carretera de acceso al Parque Nacional del Teide desde el municipio de Vilaflor, la TF-21.
COMIENZO: Fuente Fría, en el punto kilométrico 60 de dicha carretera.
FINAL: Roque Bermejo (2467 m.).
DIFICULTAD: Baja.
DURACIÓN: 4.30 hs. (i/v).
LONGITUD: 9,5 Km. (i/v).
PROVISIÓN DE AGUA: En temporada de lluvias hay un manantial natural en la cabecera del Barranco del Agua.
LUGARES DE INTERÉS: Zona de inicio en Fuente Fría; Galería o Fuente de Pegueros, en la cabecera del Barranco de Agua; Cumbre del Sombrero de Chasna; Sendero por el borde de Las Cañadas del Teide con vistas espectaculares del Teide (3718 m.); Roque Bermejo (2467 m.).
VENTAJAS: Ascenso al Sombrero de Chasna muy cómodo y la senda que bordea Las Cañadas del Teide ofrece espectaculares vistas panorámicas de todo el Parque Nacional del Teide.
INCONVENIENTES: Sólo existe un panel informativo en el inicio y no hay señales de continuidad en todo el recorrido, aunque el sendero es evidente.
PELIGROSIDAD: Ninguna digna de mención.
TIPO DE RUTA: Senderismo.


MAPAS Y CROQUIS


DESCRIPCIÓN

En el lugar conocido como Fuente Fría hay un espacio junto a la carretera TF-21 donde se asientan las ruinas de unas viejas edificaciones de piedra que solo conservan parte de sus muros y un cartel informativo referido a las características del sendero en cuestión.

Punto de inicio en Fuente Fría.

La ruta comienza llaneando por un estrecho sendero que discurre paralelo a dicha carretera, entre Codesos de Cumbre (Adenocarpus viscosus), Escobones (Chamaecytisus proliferus) y algunos Rosalillos de Cumbre (Pterocephalus lasiospermus), que forman un pequeño sotobosque bajo un pinar de Pino Canario (Pinus canariensis) bastante escaso. Luego continúa remontando suavemente muy pedregoso, cruzando algún barranquillo sin importancia, hasta que lleguemos a un cruce de caminos donde ignoraremos el que viene descendiendo por nuestra izquierda, el cual utilizaremos para el regreso.




Más adelante asciende nuestra marcha por el Lomo de los Pegueros e iremos avanzando por el mismo hasta que más adelante volvamos a caminar llaneando entre el pinar, que nos deja entrever unas vistas fantásticas del Roque del Almendro (2524 m.) y Roque Bermejo (2467 m.), elevándose en el filo de las Cañadas del Teide; hacia el sur podremos también disfrutar de las vistas maravillosas de la costa de San Miguel y Arona. Luego el camino sigue bastante pedregoso y transcurre por un terreno muy agreste donde crecen algunos ejemplares de Rosalillos de Cumbre (Pterocephalus lasiospermus), Corazoncillos (Lotus campylocladus) y Codesos de Cumbre (Adenocarpus viscosus) muy aislados; mas adelante vuelve a llanear y andaremos casi bordeando el Barranco de Agua, un cauce poco profundo que nace bajo los riscos de El Sombrero de Chasna (2405 m.), que ya divisamos a lo lejos.


Roque del Almendro (2524 m.).


El paso continúa por el borde de dicho barranco y podremos observar las laderas colindantes muy pedregosas, así como parte de la superficie del camino por donde vamos andando, que en algunos tramos se hace un poco difícil avanzar por la cantidad de piedras que lo invaden.



Vista del Sombrero de Chasna desde el sendero.


Barranco de Agua.


Una enorme roca junto al camino nos servirá de referencia para desviarnos a la derecha y dirigirnos por un paso algo erosionado y precario en busca de la cabecera del barranco, donde se encuentra la Galería de Pegueros, que realmente es un manantial natural de agua que está en un hueco subterráneo y que en temporada de lluvias se convierte en un bello salto de agua; por los alrededores crece todo tipo de vegetación de altura como algunos ejemplares de Retamas Blancas (Retama rhodorhizoides), Pajoneras de Cumbre (Descurainia bourgeauana), Alhelies del Teide (Erysimum scoparium), Rosalillos de Cumbre (Pterocephalus lasiospermus) y algún que otro ejemplar aislado de Tajinaste Rojo (Echium wildpretii); en este lugar podremos abastecernos de agua si existiese en el momento que lo visitemos; hay también una tubería para canalizar el líquido elemento, que sustituye a una antigua atarjea hecha de piedra chasnera, que aún se aprecia.




Regresaremos al camino después de la visita a la fuente y continuaremos ascendiendo por la vertiente del barranco, ahora en fuerte pendiente por el sendero marcado y que sirve como delimitación del Parque Nacional del Teide, porque hay unas señales que así lo indican. En un momento determinado, veremos a nuestra derecha como se abre un balcón natural justo encima de la cabecera del barranco que acabamos de visitar y que nos ofrece unas vistas panorámicas de la masa forestal de Vilaflor y de su pintoresco núcleo urbano, así como la costa de Arona, Granadilla y San Miguel, pudiéndose apreciar algunos conos volcánicos desperdigados por el valle como por ejemplo la Montaña Roja (171 m.), dentro de Reserva Natural Especial de Montaña Roja y la Montaña de Guaza (428 m.) en la zona turística de Los Cristianos.



Vistas panorámicas hacia la costa.


El sendero sigue su curso algo sinuoso y por las faldas de Sombrero Chico de Pegueros (2386 m.), una cima rocosa de similares características que el Sombrero de Chasna, aunque de menos extensión, cuyas laderas caen hacia un barranquillo que a su vez desemboca en al Barranco del Agua; la ruta continúa cruzando dicho cauce, el paso está formado por grandes rocas que a veces están colocadas en forma de escalón, luego sigue muy degradado y pedregoso, teniendo que seguir el rumbo fijándonos en multitud de mojones de piedra. Más adelante la travesía la encontraremos con firme más compacto, abriéndose paso entre Retamas del Teide (Spartocytisus supranubius), Rosalillos de Cumbre (Pterocephalus lasiospermus) y Malpicas de Cumbre (Carlina Xeranthemoides), teniendo a la vista los majestuosos riscos que conforman la base del Sombrero de Chasna. 

Sombrero de Chasna (2405 m.).

Formas curiosas.

Después de cruzar el barranquillo, nos llamará la atención el paso junto a unas rocas de caprichosas formas que dan la impresión que se mantienen en equilibrio; luego llanearemos por la base de unas amplias resbaladeras de picón, material proveniente de las distintas erupciones, que se desplazan desde el borde de Las Cañadas, y nos dirigiremos a rodear una cumbre rocosa separada por una minúscula degollada de la cima principal.

Sendero de acceso a cumbre.

Llegaremos a un cruce de caminos señalizado con un gran mojón hecho de piedras; descartaremos ir a la izquierda y continuaremos en sentido contrario para acometer la subida a la cumbre por el sendero que se presenta muy evidente; avanza primero llaneando entre Codesos de Cumbre (Adenocarpus viscosus) y Retamas del Teide (Spartocytisus supranubius), bajo las grandes paredes rocosas que albergan algunos visibles vivacs; luego continúa pedregoso dirigiéndose a una canal pétrea que asciende con alguna dificultad hasta coronar en poco tiempo la cima.

Canal de subida (i) y sendero en la cumbre (d).


Dicha cumbre está formada por una enorme planicie donde podemos encontrar vegetación característica del Parque Nacional, como Retamas del Teide (Spartocytisus supranubius), Chajorra del Teide (Sideritis eriocephala), Pajoneras de Cumbre (Descurainia bourgeauana), Rosalillos de Cumbre (Pterocephalus lasiospermus), Alhelí del Teide (Erysimum scoparium), Malpicas de Cumbre (Carlina Xeranthemoides), unos pocos Pinos Canarios (Pinus canariensis) y algunos ejemplares muy aislados de Cedros Canarios (Juniperus cedrus); rodearemos dicho espacio bordeando toda la cumbre, que nos ofrece unas vistas impresionantes de gran parte de la costa sur de la isla, así como en el océano, las siluetas de la Isla de Gran Canaria y La Gomera, también puede verse el Teide (3718 m.), que se eleva con su característica majestuosidad en el centro de un gran circo montañoso.


Panorámicas hacia la costa sur.

Panorámicas hacia el P. N. del Teide.


Regresaremos luego por el mismo sitio y bajaremos al sendero principal donde nos habíamos encontrado anteriormente un cruce de caminos, seguiremos de frente ascendiendo suavemente con firme muy pedregoso por un suave cerro montañoso, dejando atrás las amplias laderas pobladas de Codesos de Cumbre (Adenocarpus viscosus) que se precipitan por el Hoyo del Gato hacia el Barranco del Traste, en las inmediaciones del Risco Atravesado (2292 m.).




Iremos subiendo hasta encontrar un refugio o vivac hecho de piedras colocadas circularmente, que está situado justo en el cruce con la RUTA 31, en las inmediaciones del Andén del Gato, recorrido perteneciente a la red secundaria de senderos del Parque Nacional del Teide y que viene desde el Parador Nacional ascendiendo por la Degollada de Ucanca. Seguiremos hacia la izquierda por el mismo y disfrutaremos de las majestuosas vistas del Parque Nacional en todo su esplendor; puede verse desde Pico Viejo (3113 m.) y las Narices del Teide (2661 m.), pasando por el Llano de Ucanca donde está la Cañada del Corral y los Roques de García, que albergan en su cuerda rocosa el Roque del Burro, Roque Cinchado y La Catedral; más allá del Parador Nacional puede verse Montaña Blanca (2747 m.) con sus lavas multicolores, la Cañada del Capricho, Los Azulejos, la Degollada de Ucanca y la inconfundible Montaña Guajara (2715 m.). El Teide, con su inconfundible majestuosidad, se nos presenta en una imagen inusual con su característica mancha blanca al final del Corredor de la Corbata y El Pilón, coronando sus 3718 metros de altitud.



Bordeando las Cañadas del Teide.


El recorrido a partir de este punto transcurre por la arista que bordea todo el Parque Nacional, encontrándonos diversos asomaderos y elevaciones donde poder disfrutar de tan grandiosos paisaje; al comienzo ascenderemos por terreno muy pedregoso y luego llanearemos haciendo un recorrido bastante sinuoso que avanza entre Retamas del Teide (Spartocytisus supranubius), Rosalillos de Cumbre (Pterocephalus lasiospermus) y algún Pino Canario (Pinus canariensis) muy aislado. Luego, más adelante, continúa descendiendo entre rocas desperdigadas donde podremos encontrar algún remonte sin importancia; junto al sendero y en sitios muy concretos podemos observar algún Cedro Canario (Juniperus cedrus), que han encontrado en este lugar un sitio idóneo para crecer.




Cruce con la RUTA 31 (d).



Luego andaremos en dirección a un promontorio rocoso que se eleva sobre el Lomo Corto y el Lomo Grande, dos cadenas de riscos que se precipitan bajo la base del mismo, formando grandes fugas y canales de material volcánico, hacia el Llano de Ucanca. Después el sendero sigue algo más resguardado del precipicio de Las Cañadas y se dirige muy cómodo hacia una pared rocosa insalvable que nos separa de una degollada donde se asienta la base del Roque del Almendro (2524 m.), una cima compuesta de grietas rocosas inalcanzables desde esta vertiente, mas allá también podemos ver La Sombrera (2528 m.) y el Risco de la Magdalena (2326 m.).




La pared que nos corta perpendicularmente el camino pertenece a Roque Bermejo (2467 m.) y está formada por una serie de agujas de piedra que nos sirve de balcón natural donde poder disfrutar del paisaje panorámico de los montes de Vilaflor, de la Montaña de las Lajas (2148 m.) y de la costa sur de la isla, así como de la silueta de la Isla de La Gomera en el horizonte del Océano Atlántico.



Final de la ruta en Roque Bermejo (2467 m.).
Roque del Almendro (2524 m.).

Llegados a este punto y por ser peligroso seguir adelante, daremos la vuelta y regresaremos por la misma senda que va bordeando todo el filo de Las Cañadas hasta llegar a una bifurcación donde hay una señal de la RUTA 31 del Parque Nacional; aquí continuaremos a la derecha descendiendo precariamente por un terreno muy agreste, pedregoso y resbaladizo por una resbaladera de picón que se precipita junto a Sombrero Chico de Pegueros (2392 m.) y que después termina en un pinar que alberga una loma que separa el Barranco del Dornajito y el Barranco el Agua.




El Sombrero de Chasna al regreso.

El sendero discurre paralelo al camino que utilizamos al comienzo de la ruta para ascender y lo vislumbraremos en algunas ocasiones cuando la vegetación nos lo permite; luego continúa por el Lomo de los Pegueros entre un sotobosque de Codesos de Cumbre (Adenocarpus viscosus) y Rosalillos de Cumbre (Pterocephalus lasiospermus) con firme algo más compacto y con menos desnivel de bajada, mas adelante y por una zona más rocosa, avanza algo sinuoso, encontrándonos una bifurcación que se lleva la RUTA 31 hacia la derecha, por el Barranco del Dornajito; nosotros seguiremos de frente, con las amplias vistas que nos ofrece un enorme claro del pinar, pudiendo distinguir claramente el Roque del Almendro (2524 m.) y el Roque Bermejo (2467 m.), separados ambos por una ancha degollada cubierta de Pinos Canarios (Pinus canariensis) y Codesos de Cumbre (Adenocarpus viscosus).


De regreso por el Lomo de los Pegueros.

Luego sigue muy marcado y delimitado con piedras bordeando todo el recorrido y acompañado con una sorprendente panorámica del Sombrero de Chasna, que se nos presenta por nuestra izquierda con una imagen espectacular; mas adelante hay unas construcciones de piedra junto al camino a modo de vivacs y luego, apartándonos un poco hacia la derecha podremos asomarnos a una elevación natural donde disfrutar del maravilloso paisaje de los alrededores.



De vuelta al sendero, éste sigue su curso por el Lomo de los Pegueros, descendiendo en un continuo zigzag por un terreno muy pedregoso donde abundan las lajas rocosas que se han puesto bordeando todo el recorrido; nos acompaña un escaso pinar y unas bonitas vistas de la costa sur de la isla, entre algunos mojones gigantescos que van marcando la ruta, hasta que en un momento determinado nuestro sendero se encuentra con el mismo camino que andamos al inicio de la ruta, en las cercanías de Fuente Fría; solo nos queda seguir a la derecha, paralelo a la carretera y continuar llaneando hasta finalizar el recorrido en el mismo lugar del inicio.


 


© Texto y fotografías de Francisco Fariña
    francisco_farina@yahoo.es



2 comentarios:

  1. Buenas noches.

    Me encanta su blog (lo suelo utilizar para planificar mis excursiones).
    El otra día hice una ruta muy parecida. Cuando llegué al Roque Bermejo, desde donde no se podía seguir (al menos no caminando) vi que en la cima del Roque del Almendro había un senderista con el que me había cruzado un par de horas antes. ¿Sabe de qué forma se puede llegar a la cima de ese roque? ¿Y al sombrero de Ucanca?

    Gracias y un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Buenas noches.

    Me encanta su blog (lo suelo utilizar para planificar mis excursiones).
    El otra día hice una ruta muy parecida. Cuando llegué al Roque Bermejo, desde donde no se podía seguir (al menos no caminando) vi que en la cima del Roque del Almendro había un senderista con el que me había cruzado un par de horas antes. ¿Sabe de qué forma se puede llegar a la cima de ese roque? ¿Y al sombrero de Ucanca?

    Gracias y un saludo.

    ResponderEliminar