miércoles, 8 de abril de 2015

RUTA 16 y 19 - BASE DEL TEIDE - SIETE CAÑADAS - CAÑADA BLANCA


RUTA 16 y 19
BASE DEL TEIDE - PISTA SIETE CAÑADAS - CAÑADA BLANCA



FICHA TÉCNICA:

TÉRMINO MUNICIPAL: La Orotava.
COMO LLEGAR: Por la carretera TF-21, desde el municipio de La Orotava y por la TF-24, que conecta con la misma desde La Laguna.
COMIENZO: Punto kilométrico 43 de la TF-21, en el parking del teleférico del Teide.
FINAL: Mismo lugar.
DIFICULTAD: Baja.
DURACIÓN: 5 horas.
LONGITUD: 12,2 Km.
PROVISIÓN DE AGUA: No.
LUGARES DE INTERÉS: Miradores en el inicio de la ruta en la carretera TF-21; Montaña Majúa (2314 m.); Caserío de El Sanatorio; RUTA 4 (Siete Cañadas); Roque del Pino (2296 m.); Cañada de la Mareta; Roque del Manzanero (2226 m.); Cañada de la Camellita; Cañada del Capricho; Parador Nacional del Teide; Cañada Blanca.
VENTAJAS: Sendero perteneciente al Parque Nacional del Teide, perfectamente señalizado.
INCONVENIENTES: En el Parador suele haber mucha afluencia de turistas y público, al igual que en los miradores junto a la carretera TF-21. En verano hay que tomar precauciones por las altas temperaturas y la alta irradiación solar.
PELIGROSIDAD: Ninguna digna de mención.
TIPO DE RUTA: Senderismo.



CARTOGRAFÍA:



DESCRIPCIÓN:

En la base del Teide (3718 m.), donde está situada la estación base del teleférico, hay un amplio aparcamiento junto a la carretera TF-21 y varios miradores, sobre la zona de Los Roquillos, con vistas a Montaña Majúa (2314 m.). Iremos al primero de ellos, donde hay una señalización de la RUTA 19 denominada “Majúa – Cañada Blanca”; una vez allí tomaremos un sendero pedregoso que llanea paralelo a la carretera y que conecta con el segundo mirador, que a su vez enlaza con una pista de tierra que se dirige a la base de Montaña Majúa (2314 m.).

Carretera TF-21.
Inicio de la ruta (i).
Montaña Majúa (2314 m.).

Continuaremos por dicha pista en suave descenso hasta encontrar una bifurcación con varias señalizaciones; a la derecha hay una indicación hacia el Parador por la RUTA 19 y de frente seguiremos nuestro recorrido por la RUTA 16 ignorando una evidente senda que asciende hacia la cima de Montaña Majúa (2314 m.). La pista continúa avanzando entre una pared volcánica perteneciente a una de las fases eruptivas de Montaña Blanca (2738 m.) y las suaves laderas cubiertas de Retamas del Teide (Spartocytisus supranubius) pertenecientes a Montaña Majúa (2314 m.), cuyo centro eruptivo está precisamente bajo la edificación de la base del teleférico. 



Luego y continuando el descenso, se abre ante nosotros un hermoso valle que se extiende poblado de Retamas del Teide (Spartocytisus supranubius), Alhelíes del Teide (Erysimum scoparium), Codesos de Cumbre (Adenocarpus viscosus) y Pajonera de Cumbre (Descurainia bourgeauana), entre otra fase eruptiva de Montaña Blanca (2738 m.) que se origina en El Culatón y se extiende por el llamado Tabonal Negro hasta las inmediaciones de la pista que vamos recorriendo. Dicha pista sigue con superficie bastante ancha y algo pedregosa; veremos algún registro hidráulico y una tubería de agua semienterrada que luego se pierde de nuestra vista.

Montaña Guajara (2715 m.) desde la pista.



Un poco más adelante hay una bifurcación hacia la derecha en forma de pista ancha que se interna por el mar de lava de Montaña Majúa (2314 m.) y que no tiene salida; luego el recorrido continúa bajo altas paredes de roca volcánica, teniendo a partir de aquí la fantástica imagen de Montaña Guajara (2715 m.), siempre acompañada por algunos picos interesantes como el Topo de la Grieta (2500 m.), el Morro de la Angostura (2379 m.) y algunos más. Si nos damos la vuelta veremos una imagen majestuosa del Teide (3718 m.), con la línea del teleférico ascendiendo hasta La Rableta y junto a él la inconfundible cara sur de Montaña Blanca (2738 m.), con sus distintas fases eruptivas. Seguimos el camino por la pista y un poco más adelante nos fijaremos a la derecha en una edificación mimetizada en el entorno, es un depósito de agua perteneciente al caserío de El Sanatorio, que visitaremos más adelante; hay una pista de acceso al mismo que ignoraremos.





Luego la pista se torna un poco mas llana y cómoda de caminar, ya que el firme está compuesto de una capa de tierra muy fina que amortigua nuestros pasos; nos rodea por los costados ambas planicies cubiertas de grandes rocas volcánicas y bastante vegetación de cumbre como Retamas (Spartocytisus supranubius), Pajonera de Cumbre (Descurainia bourgeauana), Alhelies del Teide (Erysimum scoparium), y Margaritas del Teide (Argyranthemum tenerifae), siempre con la imagen de Montaña Guajara (2715 m.) frente a nosotros.


 Caserío de El Sanatorio con el Teide de fondo.




Después de una repentina curva a la derecha, veremos una bifurcación a la izquierda que ignoraremos y que se pierde entre el llamado Malpaís del Sanatorio y que no tiene salida; la pista por donde caminamos se vuelve un poco mas pedregosa hasta que en la siguiente curva a la derecha veremos la entrada al primer grupo de casas del Sanatorio; se trata de una amplia explanada separada por un muro de piedra donde se alzan dos grupos de casas de piedra, en uno de ellos hay una vieja fuente en estado ruinoso y las casas dispuestas alrededor del llano en un estado de conservación bastante bueno; en el espacio contiguo hay otro pequeño grupo de edificaciones, alguna de las cuales está en un estado más precario.





Por detrás de una de ellas hay un sendero que conecta con otra pista que termina en una vivienda aislada y separada de este grupo unos trescientos cincuenta metros; es un buen lugar para admirar el grandioso paisaje, muy solitario y tranquilo y con vistas inmejorables del Teide (3718 m.) y Montaña Guajara (2715 m.), las dos cumbres más altas de la isla, sin despreciar Montaña Blanca (2738 m.).

Montaña Guajara (2715 m.).

Este lugar, donde pararemos largo rato visitando las diferentes estancias, está situado en medio de las lavas de Montaña de la Cruz (2250 m.), fue destino terapéutico recomendado por algunos médicos del siglo XIX para curar enfermedades respiratorias ya que creían que el clima de esta parte de la isla y a esta altitud, tenía las condiciones óptimas para su cura; se construyó promovido por el ayuntamiento de La Orotava y nunca se llegó a utilizar para dicho fin, ya que el avance de la medicina, unido a la declaración como Parque Nacional frenó en seco el proyecto de construcción, quedando como se encuentra actualmente.

 


Seguiremos el recorrido por la misma pista y enseguida otra bifurcación a la derecha nos lleva a otra casa aislada, también con un amplio llano de tierra que la rodea; volviendo atrás, conectaremos de nuevo con la pista y en suave descenso y con firme bastante pedregoso nos abriremos paso entre Retamas del Teide (Spartocytisus supranubius) y Alhelies del Teide (Erysimum scoparium) hasta llegar, después de aproximadamente un kilómetro, a la altura de una valla de hierro que cierra la pista al paso de vehículos y llegaremos enseguida a la Pista de Siete Cañadas, por donde discurre la RUTA 4 que comparte paso con el GR-131 y el PR-TF-86, que se dirige a la Degollada de Guajara por la RUTA 5. Este enlace tiene lugar cerca del Roque del Agua (2372 m.), que se alza sobre la Cañada del Montón de Trigo y también del Roque del Pino (2296 m.), de inconfundible y curiosa vista, cuya base se asienta en la Cañada de la Mareta.

Cruce de la RUTA 16 con la RUTA 4

Cañada de la Camellita (d).

Iremos a la derecha por la RUTA 4, andando por la pista y bordeando la Cañada de la Mareta que se extiende bajo el Roque del Pino (2296 m.), que se alza formando varios montículos rocosos entre resbaladeras pobladas de Retamas del Teide (Spartocytisus supranubius); luego iremos rodeando la Cañada de la Camellita, por la pista que discurre bastante pedregosa y junto al conjunto que forman el Roque del Manzanero (2226 m.), para más tarde marchar por el borde de las coladas pertenecientes a Montaña de la Cruz (2250 m.) y cerca de la Cañada del Capricho, paraíso de la escalada dentro del Parque Nacional.



La pista continúa luego en suave descenso, teniendo a la vista el Parador Nacional; en unos ochocientos metros aproximadamente llegaremos a la conexión con una senda que se dirige al Parador; seguiremos haciendo caso de la señalización, que indica el GR-131 y el PR-TF-86, evitando seguir por la pista e ignorando la RUTA 31, que asciende por nuestra izquierda hacia el Alto de Guajara.


Cañada del Capricho y Montaña Guajara.


Nuestro recorrido es un estrecho camino que zigzaguea aproximadamente unos setecientos metros entre un extenso malpaís cubierto de Retamas del Teide (Spartocytisus supranubius) y que discurre con superficie llana hasta llegar a la plataforma cementada donde se asienta el Parador Nacional.

Sendero hacia el Parador del Teide.

Una vez allí, y después de un corto descanso evitando el bullicio de los turistas, buscaremos el inicio de la RUTA 19 que está señalizada con un cartel del Parque Nacional; es otro sendero estrecho que se inicia junto a la carretera de acceso al parador y se abre paso con suave ascenso entre Retamas del Teide (Spartocytisus supranubius), Margaritas del Teide (Argyranthemum tenerifae), Rosalillos de Cumbre (Pterocephalus lasiospermus) y Codesos (Adenocarpus viscosus) por el paraje conocido como Cañada Blanca, una amplia llanura que se extiende entre el borde de las coladas de Montaña de la Cruz (2250 m.) y Montaña Majúa (2314 m.), en su parte oriental y la base del Teide y los Roques de García, por su parte más occidental.

Llegando al Parador Nacional.


Empieza sinuoso entre la vegetación citada y se va internando poco a poco alejándose de la carretera TF-21, en busca de la pared rocosa perteneciente a Montaña de la Cruz (2250 m.); caminamos un pequeño tramo junto a la misma y luego discurre por otro trecho más abierto al paisaje y con firme bastante arenoso. Después bordea sin parar el talud volcánico perteneciente a Montaña Majúa (2314 m.), que se acerca algo más a la carretera TF-21 y después transcurre por la zona denominada Callao Teide, internándose más tarde en una zona agreste y con algo más de desnivel de subida y más adelante circundar el principal cono volcánico de Montaña Majúa (2314 m.).


Llegando de nuevo al punto de inicio.

Poco a poco nos vamos acercando a la pista de tierra donde iniciamos la ruta, entre el paisaje agreste característico del parque, que continúa inmensamente poblado de Retamas del Teide (Spartocytisus supranubius) y bordeando las laderas de dicho cono volcánico; llegaremos a la pista y tomaremos a la izquierda, pudiendo opcionalmente ascender a la cumbre de dicha montaña por un evidente sendero por nuestra derecha, para observar el paisaje circundante, constantemente protagonizado por el Teide (3718 m.).

Montaña Majúa (2314 m.)

La pista nos lleva hasta un mirador junto a la carretera y desde ahí accederemos a una senda que conecta con otro mirador alejado unos ciento cincuenta metros, que es el mismo que utilizamos para el inicio del recorrido, terminando en este punto la ruta y habiendo hecho un bello recorrido circular cerca de la base del Teide (3718 m.).




© Texto y fotografías de Francisco Fariña
   
Francisco_farina@yahoo.es


No hay comentarios:

Publicar un comentario