lunes, 27 de mayo de 2013

PR-TF-25 - LAS LAGUNETAS – LAS RAICES – LAS LAGUNETAS


PR-TF-25
LAS LAGUNETAS – LAS RAICES – LAS LAGUNETAS


FICHA TÉCNICA:
TÉRMINO MUNICIPAL: Candelaria; El Rosario, La Victoria de Acentejo; La Matanza de Acentejo y El Sauzal.
COMO LLEGAR: En el punto kilométrico 16 de la carretera TF-24 de acceso al Parque Nacional del Teide, se encuentra la Casa Forestal de Las Lagunetas, junto al Parque Recreativo.
COMIENZO: Zona Recreativa de Las Lagunetas.
FINAL: Mismo lugar.
DIFICULTAD: Baja.
DURACIÓN: Indeterminada.
LONGITUD: 19,5 Km.
PROVISIÓN DE AGUA: Parque Recreativo de Las Lagunetas; Fuente Madre del Agua; Fuente natural en el Paso del Muerto; Parque Recreativo de Las Raíces; Pozo Berros y Gavilanes; Parque Recreativo de Las Calderetas; Área Recreativa de Fuente Fría.
LUGARES DE INTERÉS: Parque Recreativo de Las Lagunetas; Fuente Madre del Agua; Paso del Muerto; Parque recreativo de las Raíces; SL-TF-302; GR-131; Cruz de Fune; Parque Recreativo de Las Calderetas; Las Crucitas; Área Recreativa de Fuente Fría;
VENTAJAS: Recorrido señalizado como PR-TF-25, pudiendo conectar con algunas de sus variantes. Comparte paso con el SL-TF-299. Tiene conexión también con el SL-TF-302 y con el GR-131. Trayecto muy agradable y mayoritariamente por bosque de Pino Canario (Pinus canariensis) y dentro del Paisaje Protegido de Las Lagunetas.
INCONVENIENTES: Ninguno digno de mención.
PELIGROSIDAD: Nula.
TIPO DE RUTA: Senderismo.

CARTOGRAFÍA

       

DESCRIPCIÓN


Junto a la carretera TF-24, aproximadamente en el punto kilométrico 16, hay un parque recreativo cerca de la Casa Forestal de Las Lagunetas, que está dentro del Paisaje Protegido de Las Lagunetas, un amplio espacio natural formado de un paisaje boscoso de gran valor paisajístico que tiene suma importancia en la recarga de los acuíferos de la isla. En las inmediaciones de ese parque hay un cartel informativo referido al sendero SL-TF-299, un recorrido homologado perteneciente a la red de senderos del municipio de Candelaria, que desciende hacia el núcleo urbano de Barranco Hondo, el mismo trayecto que utilizaremos y que comparte paso con el PR que comenzamos en esta propuesta de ruta.

      
Por el SL-TF-299. 

Comenzaremos junto a dicho panel, donde el sendero inicia su recorrido por firme compacto y protegido por un pasamano de madera, va descendiendo suavemente por Lomo Colorado y bordeando el Barranco Madre del Agua, que discurre casi imperceptible en este tramo del camino; iremos bajo un frondoso pinar de Pino Canario (Pinus canariensis) y entre Codesos de Monte (Adenocarpus foliolosus), Brezos (Erica arborea), Hayas (Myrica faya) y Escobones (Chamaecytisus proliferus). Un poco mas adelante cruzaremos la Pista del Bailadero y luego seguiremos bajando en acusado desnivel por terreno algo más resbaladizo y en ocasiones un poco estrecho, hasta que la superficie toma un nivel mas llano que va recorriendo perpendicularmente una lomada cubierta de Codesos de Monte (Adenocarpus foliolosus) y Brezos (Erica arborea), donde podremos observar algunos pinos breados.

Galería Madre del Agua.

      
Dornajo junto al sendero.

Continúa mas adelante por superficie algo mas ancha y va avanzando con suaves ondulaciones por el Lomo Madre del Agua hasta que lleguemos a una explanada donde está la Galería Madre del Agua, cuya bocamina se encuentra tapiada y poblada de Helechos (Diplazium caudatum), Culantrillos (Asplenium trichomanes) y Hiedra Canaria (Hedera canariensis), vegetación característica de sitios umbríos y húmedos; está situada sobre una especie de bancal hecho del material de la antigua excavación y delimitado con un muro de piedra seca donde se encuentra un viejo dornajo de madera que suele estar lleno de agua y usado como bebedero natural por las aves que habitan por el pinar, como es el caso de Petirrojos (Erithacus rubecula superbus), Pinzones (Fringilla coelebs), Herrerillos (Parus caeruleus teneriffae), etc.; hay también una llave donde poder abastecerse de agua fresca que proviene de la llamada Fuente de Madre del Agua. Junto a una piedra de grandes dimensiones, ignoraremos por la derecha un sendero que asciende por el Lomo el Pinar hacia la Pista el Fayal y seguiremos de frente descendiendo suavemente por el borde del barranco entre gran cantidad de Codesos de Monte (Adenocarpus foliolosus) y Malfuradas (Hypericum glandulosum) hasta llegar, mediante una resbaladiza bajada reforzada con escalones de madera, a la Pista del Fayal en el lugar conocido como Lomo del Arrastradero.

Pista del Fayal.

      
Camino del Centeno hacia Barranco Hondo.


Cruzaremos dicha pista y seguiremos de frente por el Camino del Centeno, que desciende por superficie bastante ancha y firme cubierto de pinocho entre algunos ejemplares de Pinos Insignes de gran porte y gran cantidad de Jaguarzos (Cistus monspeliensis), teniendo algunas zonas muy erosionadas que pueden estar bastante resbaladizas en temporada de lluvias.

Inicio del Camino Paso del Muerto.

Al final de esta bajada desembocaremos en un amplio espacio llano donde concluye la Pista del Fayal; veremos algunas señales de continuidad de nuestro PR que se desvía hacia la izquierda y otras del SL que sigue de frente por el Camino del Centeno hacia Barranco Hondo, por lo tanto y siguiendo las indicaciones, tomaremos a nuestra izquierda y caminaremos por el Camino Paso del Muerto, un precioso sendero de firme compacto que desciende algo vertiginoso en dirección al Barranco del Paso; dicha senda está encajada en la pared lateral de dicho cauce, donde crecen multitud de Cerrajones (Sonchus acaulis), Escobones (Chamaecytisus proliferus), Trebolinas (Oxalis pes-caprae), Bejeques (Aeonium arboreum), Chícharos (Lathyrus articulatus); continúa luego cruzando dicho barranco, que discurre muy encajonado y confluyendo con la Barranquera Fuente de la Piedra en el lugar conocido como Paso del Muerto; crecen en los bordes del camino Bicacareras (Canarina canariensis), Bencomias (Bencomia caudata), Malfuradas (Hypericum glandulosum), Morgallanas (Ranunculus cortusifolius) e infinidad de especies vegetales adaptadas a sitios húmedos, ya que, desviándonos unos metros de la senda, podremos encontrar una pequeña fuente natural de agua en el mismo cauce, junto a un minúsculo ere en la roca del suelo.

      
Por el Paso del Muerto.

      


Después de cruzar el barranco, el sendero asciende algo encajonado y entre multitud de rocas bajo el pinar y entre gran cantidad de Escobones (Chamaecytisus proliferus), Codesos de Monte (Adenocarpus foliolosus) y Cerrajas (Sonchus acaulis), hasta desembocar en lo que parece una vieja pista agrícola donde hay un murete de piedra seca que delimita unas huertas en un claro del monte; dicho muro continúa marcando el camino por Piedra la Vera, terminando unos metros después mientras la senda sigue internándose de nuevo en el pinar donde comienza a llanear entre multitud de Gamonas (Asphodelus ramosus) y algunas Cerrajas (Sonchus acaulis); el recorrido sigue por Las leñas bastante sinuoso y entre un pinar que crece sobre un área extensa y cubierta de Trebolinas (Oxalis pes-caprae) y Gamonas (Asphodelus ramosus); circula cruzando perpendicularmente varias pistas forestales que conectan la Pista de Hoya Becerro, que transita cerca de las Casas De Bedijo, paralela por nuestra derecha bastante alejada y la Pista de los Ovejeros, que también transcurre correspondientemente por el lado contrario, sin tener a la vista ninguna de las dos.


      

Mas adelante comienza de nuevo a descender, marcado por una hilera de piedras, hacia la Barranquera las Leñas, donde hay en una de las cabeceras del cauce, una fuente natural de agua que se forma solo en temporada de lluvias. De nuevo asciende perfectamente marcado y con firme compacto por el borde de dicho barranquillo y poco después de llanear un tramo, vuelve a descender en busca del cauce del Barranco de las Pasadillas, avanzando por la Pasada de los Arrieros hasta llegar al fondo de dicho cauce, donde hay una cabecera amplia de dicho barranco compuesta por una cascada rocosa y una fuente natural, que, como la anterior, solo tiene agua en temporada lluviosa, creciendo por los alrededores multitud de Cerrajas (Sonchus acaulis), Flores de Mayo (Senecio echinatus), Malfuradas (Hypericum glandulosum), etc.

      
Sendero sinuoso por la zona de Las Leñas.

Luego y mediante unos escalones de piedra, saldremos del cauce y ascenderemos por la otra vertiente hasta coronar en la Hoya Becerro, cerca de la zona de acampada del Parque Recreativo de las Raíces; veremos como el bosque se abre en un amplio espacio y nos guiaremos por la señalización del PR que gira a la izquierda junto a un pino breado y remonta suavemente hasta llegar a un extenso parking rodeado de vallas de madera donde se inicia la Pista Forestal de los Ovejeros y donde hay también un antiguo monumento conmemorando algún hecho histórico del pasado.

      
Inmediaciones de Hoya Becerro.
      


A la derecha continúa el sendero casi intuitivamente entre multitud de pequeñas plantas de Azafranillos (Romulea columnae), que va discurriendo entre los pinos por firme de tierra muy compacta y de superficie ancha por las faldas de Montaña Chica (1082 m.); por los alrededores crecen algunas Hayas (Myrica faya), Codesos de Monte (Adenocarpus foliolosus) y Jaguarzos (Cistus monspeliensis), hasta que nos encontremos en una pequeña vaguada una bifurcación a la derecha que debemos ignorar y que se dirige hacia el Campamento de las Raíces.

      
Bordeando Montaña Chica en Las Raíces.


De frente continuaremos ascendiendo por el camino, que discurre paralelo a la carretera de acceso al parking que vimos anteriormente y que sigue por la ladera de la Montaña Chica muy marcado y sin posibilidad de pérdida, hasta que tengamos a la vista el bar-restaurante de Las Raíces, que está junto a la carretera TF-24; el sendero va en dirección al mismo, en el cual podremos tomar cualquier refrigerio, incluso comer y hacer un descanso.

      
Carretera TF-24 en Las Raíces.

Luego, frente a la puerta principal del bar, hay que cruzar con precaución la carretera y por una escalera de piedra en el muro de contención de la misma, se interna el camino con cierto desnivel de subida junto a un gran ejemplar de Escobón (Chamaecytisus proliferus) y varios pinos breados; luego continúa hacia la derecha y desciende bastante ancho hacia una pequeña hondonada junto a la carretera TF-24, para después, volver a subir y encontrarnos con la Pista el Acebiñal; una vez en ella seguiremos en suave ascenso haciendo caso de las señales del PR; discurre mas adelante llaneando, con firme bastante compacto y superficie suficientemente ancha entre un bello pinar de Pino Canario (Pinus canariensis) y bordeada por una población muy numerosa de Fayal – Brezal (Myrica faya y Erica arborea) de repoblación, ya que los ejemplares son de pequeño porte; también podremos ver un sotobosque compuesto de Jaguarzos (Cistus monspeliensis), Amagantes (Cistus symphytifolius), Cruzadillas (Hypericum reflexum), Cresta de Gallo (Isoplexis canariensis), Morgallanas (Ranunculus cortusifolius), Zarzales (Rubus bollei), Trebolinas (Oxalis pes-caprae) y algún ejemplar aislado de Madroño Canario (Arbutus canariensis), al igual que algunos Escobones (Chamaecytisus proliferus) y Codesos de Monte (Adenocarpus foliolosus), vegetación característica de los pinares de la isla.

      
Pista El Acebiñal.
      

Sigue el recorrido ofreciéndonos ocasionalmente vistas hacia el Barrio de las Rosas, una de las zonas pobladas dispersas pertenecientes al municipio de El Rosario, destacando en este paisaje en primer plano la Montaña Perera (930 m.) rodeada de planicies cultivables y la Piconera Birmagen, un cono volcánico erosionado artificialmente por el hombre para la extracción de áridos, también es posible vislumbrar gran parte de la ciudad de S/C de Tenerife; mientras caminamos podremos ir observando la cantidad de especies vegetales que alberga este recorrido como son, aparte de las mencionadas anteriormente, multitud de Margaritas de Monte (Argyranthemum broussonetii), Chagorros (Sideritis canariensis), Cerrajones (Sonchus acaulis), Palomeras (Pericallis lanata), algunos ejemplares de Acebiños (Ilex canariensis), Follaos Canarios (Viburnum rigidum), Loros (Laurus azorica) y un largo etcétera.


Seguiremos el recorrido por la pista, que mantiene su firme bastante compacto y superficie ancha, sin desviarnos en ningún cruce de algunas otras pistas forestales secundarias; pasaremos de largo el Barranco de la Madera, cuyo cauce nos llamará la atención por estar completamente cubierto de Helechos, al igual que los bordes del trayecto por el cual vamos caminando; luego un solitario Madroño Canario (Arbutus canariensis) de gran porte nos avisa de que pronto llegaremos a una bifurcación con la Pista de los Barriales, la cual ignoraremos, y un poco mas adelante otro cruce por nuestra derecha con la Pista el Cascajal, que tampoco tendremos en cuenta. Continuaremos la marcha cruzando el Barranco de las Cumbrecillas y enseguida nos encontraremos una edificación de piedra junto al camino que es el Pozo Berros y Gavilanes donde, por su parte trasera, podemos encontrar una llave de agua para abastecimiento público.

      
Pozo Berros y Gavilanes (d).

Cauce de un barranco cubierto de Helechos.

Seguimos caminando entre una población muy numerosa de Helechos (Diplazium caudatum), que bordean el paso del camino formando un auténtico sotobosque muy atractivo, bajo grandes ejemplares de Pinos Canarios (Pinus canariensis) y un frondoso Fayal – Brezal (Myrica faya y Erica arborea); luego pasaremos de largo el cauce del Barranco del Pozo y llegaremos después a otro cruce de pistas en las inmediaciones de Lagunetilla Honda, es una especie de cortafuego que incluye el acceso a la Galería Berros y Gavilanes.

      
Señalización del PR en la Pista el Acebiñal.

      
Señalización y recorrido compartido con el SL-TF-302.

Después de pasar de largo este acceso nos encontraremos con el paso del SL-TF-302, que se dirige de frente hacia Las Erillas por el Camino Viejo de la Cumbre y que desemboca en este lugar proveniente del Lomo de la Lagunetilla Honda ascendiendo por la Vereda del Cabezo. Compartiremos unos pocos metros de recorrido con dicho SL hasta cruzarnos con la Pista de las Goteras y dar por finalizada la Pista el Acebiñal; en este cruce tomaremos a la derecha entre Codesos de Monte (Adenocarpus foliolosus), Morgallanas (Ranunculus cortusifolius), Helechas (Diplazium caudatum) y Brezos (Erica arborea), y en pocos metros nos desviaremos a la izquierda dejando detrás el SL-TF-302 y la Pista de las Goteras y adentrándonos por un estrecho sendero algo resbaladizo y con firme muy resistente entre frondosa vegetación, donde también crecen multitud de Eucaliptus (Eucalyptus globulus).

      
Pista la Herradura (i).

      
Por la Hoya Cho Maximina.

Mas adelante gira bruscamente a la derecha y comienza a descender muy erosionado hasta desembocar en la Pista del Rayo, donde hay una explanada con varios pinos de considerable altura; cruzando esta última, debemos seguir caminando por la Pista La Herradura haciendo un recorrido llano por dicha vía que discurre bordeada de enormes Helechos (Diplazium caudatum), hasta que en la Hoya de Cha Maximina nos tendremos que desviar hacia la derecha por un sendero estrecho y en suave descenso entre un bosque de Hayas (Myrica faya); la senda continúa bastante evidente y luego desciende con un desnivel mas acusado y en continuo zigzag por firme algo mas hundido en el terreno, hasta converger con el GR-131 que en su ETAPA 3 circula por la Pista de la Esperanza en las faldas de la Montaña de la Haya (1058 m.); en este lugar hay señalización del GR y un amplio espacio bajo el pinar donde poder hacer un descanso.

Etapa 3 del GR-131 en la Pista de la Esperanza.

      
Señalización compartida con el GR-131.


Continuaremos la marcha haciendo caso de una señal de madera que indica la dirección a seguir hacia la Cruz de Fune o fijándonos en la señal del GR que nos señala la dirección hacia Arona; el recorrido es por la Pista de la Esperanza que discurre llaneando entre grandes ejemplares de Pinos Insignes (Pinus radiata) y Helechos (Diplazium caudatum); en un momento determinado encontraremos un cruce por nuestra izquierda con la Pista Cuatro Veredas, la cual dejaremos detrás y seguiremos en suave bajada siguiendo las indicaciones de otra señal del GR.

Cruz de Fune.

Continuaremos por la misma vía que desciende un poco mas bruscamente y con firme erosionado, siempre bordeado de frondosa vegetación, hasta que lleguemos a la Cruz de Fune, donde hay una pequeña Capilla situada junto a unos gigantescos Tiles (Ocotea foetens); es un cruce de caminos y un buen lugar para estar un rato descansando y disfrutando de la tranquilidad del lugar.

Vereda Cha Rosa.
      

Desde aquí empieza la variante PR-TF-25.6 que se dirige al área Recreativa Lomo de la Jara, también sigue de largo el GR-131 por la Pista Fuente Fría; nuestro recorrido continúa en el Lomo de los Laureles, por la Vereda de Cha Rosa, a la izquierda de la Capilla, por un evidente y precioso sendero llano que un poco mas adelante vuelve a cruzarse con el GR en la Pista de Fuente Fría; solo tenemos que cruzar esta última y volver a caminar por la senda que desciende muy suavemente, en línea recta y con firme compacto, hasta toparnos con la Pista de las Calderetas, donde veremos de nuevo el PR-TF-25.6, que finaliza en este punto después de pasar por el área Recreativa Lomo de la Jara.

      
Cruce con el PR-TF-25.6.

Cerca del P.R. de Las Calderetas.


De frente hay indicaciones de nuestro PR y una señal del Camino de la Virgen que continúa paralelo a la pista y desemboca poco después en la Pista Camino el Pozo; de frente y cruzando esta, seguiremos junto a un enorme campo de Helechos (Diplazium caudatum) y bajo un bosquecillo de Brezos (Erica arborea) por el sendero que pasa junto a un viejo murete de piedra seca, va descendiendo gradualmente y algo degradado hasta que termina dicho muro y comienza a avanzar junto a la valla que delimita un depósito municipal de agua, convergiendo con la Pista de las Calderetas; tomaremos a la derecha por la misma, donde hay otra señal del Camino de la Virgen y enseguida estaremos en el Parque Recreativo de Las Calderetas, un área recreativa provista de servicios básicos para el ocio en la naturaleza, como es mobiliario de madera, fogones y agua potable.

      
Parque Recreativo de Las Calderetas.

      

Una vez hayamos decidido seguir la ruta, comenzaremos cruzando dicho espacio, alejándonos del mismo por un ancho y evidente sendero que se interna paulatinamente entre frondosa vegetación como Helechos (Diplazium caudatum), Morgallanas (Ranunculus cortusifolius), Magarzas (Argyranthemum broussonetii), formando un sotobosque bajo el característico Fayal – Brezal (Myrica faya y Erica arborea), acompañado de multitud de ejemplares jóvenes de Eucaliptos (Eucalyptus globulus).


En unos minutos accederemos a la Pista las Aguilillas por unos escalones de piedra, cruzándola y siguiendo nuestro recorrido en suave ascenso y por firme terroso entre mucha vegetación, bajo grandes Pinos Insignes (Pinus radiata) y Eucaliptos (Eucalyptus globulus); la senda está delimitada por piedras y enseguida da un giro brusco a la izquierda para continuar subiendo por firme algo más degradado y pedregoso.

      

Un poco más adelante se convierte en una travesía muy agradable entre Brezos (Erica arborea) con sotobosque de Amagantes (Cistus Symphytifolius), Cruzadillas (Hypericum reflexum) y Morgallanas (Ranunculus cortusifolius), hasta que un suave zigzagueo nos haga desembocar en la Pista de la Cruz, en un amplio espacio llano donde está La Crucita, un ejemplar de Til (Ocotea foetens) a modo de santuario que alberga tres pequeñas cruces de madera, siempre adornadas con flores y otros ornamentos.

La Crucita.

      


Evitaremos dicha pista y seguiremos de frente siguiendo las indicaciones del PR y del Camino de la Virgen y nos adentraremos entre un precioso bosque de Brezos (Erica arborea) y Helechos (Diplazium caudatum), haciendo un recorrido sinuoso por firme muy compacto y evidente, hasta que más adelante conexionaremos con una vieja pista forestal que asciende en línea recta hasta encontrarnos con la Pista de los Covachos, la cual pasaremos de largo y continuaremos de frente por el sendero, que está perfectamente delimitado; asciende algo degradado, bastante sinuoso y con algo de desnivel, hasta que pisemos una nueva pista forestal, la Pista del Rayo, una de las pistas forestales más transitadas de la zona por ciclistas de montaña. Como en anteriores ocasiones, tendremos que evitar dicha pista y continuar de frente entre la señalización del PR, para seguir ascendiendo por la senda evidente y marcada que discurre por firme bastante compacto entre frondosa vegetación y bajo el Monte del Rayo, compuesto mayoritariamente de Brezos (Erica arborea), Hayas (Myrica faya), Acebiños (Ilex canariensis), Tiles (Ocotea foetens) y Pinos Insignes (Pinus radiata), todo ello sobre un manto de Helechos (Diplazium caudatum) que bordean el camino.

      
Sendero por el Monte del Rayo.


Continúa luego por una loma que se desliza entre el Barranco de Fuente Fría y el Barranco de Siete Fuentes, el sendero toma otro nivel de subida y se cruza en varias ocasiones con algunas pistas de segundo orden que se observan abandonadas, para luego seguir su curso ascendente terminando en la Pista Pino Carretón, donde y como anteriormente, ignoraremos su curso y seguiremos remontando por la senda. Bajo el pinar seguiremos andando por el evidente camino que nos llevará, después de un buen rato, hasta un llano donde crece un ejemplar enorme de Pino Canario que invita a un merecido descanso; cerca y por la pista forestal que empieza por nuestra izquierda, está el Parque Recreativo de Fuente Fría, donde podremos abastecernos de agua fresca, también está cerca la Galería las Fuentillas y Chirigel II.

      
Cerca del P.R. de Fuente Fría.


De regreso al camino principal, seguiremos el sendero que asciende de frente e ignoraremos una senda que comienza a la derecha y que desemboca en un cortafuego cercano; una subida algo pedregosa nos deja en un cruce de caminos, a la izquierda comienza el PR-TF-25.4, que llega directamente a la Casa Forestal de Las Lagunetas y que describimos en otra ocasión en la ruta LA MATANZA - LA BICA - LAS LAGUNETAS.


      

Continuaremos a la derecha, por las inmediaciones de La Pared del Duque y pronto cruzaremos un cortafuego, que a la vez es lindero entre los municipios de La Matanza de Acentejo y El Sauzal; seguiremos por una pista forestal que desemboca más adelante en la Pista Risco Negro, la cual ignoraremos y conectaremos con un sendero delimitado y señalizado que zigzaguea entre el pinar y asciende poco a poco y suavemente hasta estar bordeado de un murete de piedra seca que antiguamente delimitaba algún espacio privado; una vez terminado dicha pared, seguiremos caminando por otra pista forestal con superficie llana y bordeada ocasionalmente de Codesos de Monte (Adenocarpus foliolosus) y algunas Zarzas (Rubus bollei), que va discurriendo por las faldas de Montaña de los Agustinos (1448 m.), hasta que encontremos una bifurcación donde, a nuestra derecha y alejándose de la pista, discurre el PR-TF-25.3 - LA MATANZA - LA BICA - LAS LAGUNETAS, que desciende hacia el municipio de La Matanza de Acentejo, pasando por La Vica; tomaremos a la izquierda por el sendero evidentemente definido y señalizado con las indicaciones del Camino de la Virgen y que, sin pérdida, continúa su recorrido bordeando el Barranco de San Antonio y ascendiendo apaciblemente bajo un bello pinar de Pinos Canarios (Pinus canariensis).

Señalización del Camino de la Virgen.

      

      
Pista Risco Negro (i); sendero delimitado hacia
Las Lagunetas (d).

El camino transita delimitado y con suaves remontes, en los bordes crecen gran cantidad de Brezos (Erica arborea) y algunos Cerrajones (Sonchus acaulis) de gran porte; mas adelante nos cruzaremos con la línea de alta tensión que cruza todo el monte y cerca de una de las torres de hierro que soportan el cableado, luego continúa marcado el sendero por la Pata el Guanche y cerca de la Morra de las Colmenas (1473 m.) y más adelante discurre por una vieja pista forestal que vuelve a desembocar en la senda delimitada.

       
Carretera TF-24 (i); línea de alta tensión
que cruza el sendero(d).

      
Llegando al final a Las Lagunetas.



Nos iremos acercando a la carretera TF-24 y cruzaremos por debajo de ella por un túnel, ascendiendo por algunos escalones de piedra, para después, ir zigzagueando casi paralelamente a dicha carretera y bajo el pinar, siguiendo las instrucciones de las distintas señales del PR; cruzaremos de nuevo la línea eléctrica de alta tensión y algunas pistas forestales de segundo orden, para más adelante encontrarnos y cruzar la Pista Boca del Valle en las inmediaciones de Montaña La Morra (1491 m.) y luego con la Pista del Fayal, donde observaremos de nuevo el cartel informativo del SL-TF-299 y con ello el final del recorrido en las inmediaciones de la Casa Forestal de Las Lagunetas, que se encuentra al otro lado de la carretera.



© Texto y fotografías de Francisco Fariña
    Francisco_farina@yahoo.es




3 comentarios:

  1. Muchas gracias por la ruta. ¿Hay alguna posibilidad de dascargarla en versión gps (wikiloc o algo parecido)?.

    Salud!

    ResponderEliminar
  2. Si quieres me mandas un Email y te la envío. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Muy buena ruta, me gustaría tenerla en formato gps, wikiloc o similares, gracias ;-)

    cuboderubik@gmail.com

    ResponderEliminar