martes, 3 de abril de 2012

CIRCUNVALACIÓN VALLE DE GÜIMAR - ETAPA V

CIRCUNVALACIÓN VALLE DE GÜIMAR
ETAPA V
ARAYA - ARAFO
(Por el SL-TF-296.1 y por el Camino del Serrillar)


FICHA TÉCNICA

TÉRMINO MUNICIPAL: Arafo y Candelaria.
COMO LLEGAR: Al núcleo urbano de Araya se llega a través de la carretera TF-247, que comienza en las inmediaciones del punto kilométrico 16 de la Carretera general del Sur, la TF-28.
COMIENZO: Plaza de Araya.
FINAL: Plaza de Arafo.
DIFICULTAD: Baja.
DURACIÓN: Indeterminada.
LONGITUD: 5,8 Km.
PROVISIÓN DE AGUA: En el núcleo urbano de Araya, en el de Las Cuevecitas, en el del Malpaís y en el de Arafo, en todos ellos hay algunos bares y puntos de compra con casi todos los servicios básicos.
LUGARES DE INTERÉS: Plaza e Iglesia de Araya; Cruz del Camino; Barranco el Rincón; Vistas del Valle de Güimar y del Pico del Valle (2026 m.); Barranco de las Goteras; Núcleo urbano de las Cuevecitas; Camino del Moralito SL-TF-294.1; Iglesia y Plaza de Malpaís; Camino del Serrillar; Barranco de El Entonado; Capilla Señor del Pino; Iglesia de San Juan Degollado.
VENTAJAS: Desde Araya hasta Las Cuevecitas está señalizado como SL-TF-296.1. Recorrido corto y prácticamente llano, con vistas de la costa del Valle de Güimar, por las medianías del sureste de la isla.
INCONVENIENTES: A partir de Las Cuevecitas no está señalizado. Al final del Camino del Serrillar se pueda dudar el cruzar el Barranco del Entonado por estar el paso cerrado con una cadena; si es así, se puede ir por la carretera antes del Camino del Portugués.
PELIGROSIDAD: Nula.
TIPO DE RUTA: Senderismo.

CARTOGRAFÍA 
 


DESCRIPCIÓN

Desde la Plaza de Araya donde está la Iglesia, iniciaremos el camino en fuerte ascenso por la Calle Morra del Pino, hasta que después de haber recorrido unos quinientos metros, nos encontremos a la izquierda y en las inmediaciones de la Cruz del Camino, un poste con la señalización correspondiente al SL-TF-296.1 y con la referente al SL-TF-296 que pertenece al final de la ETAPA IV y que evitaremos.

Señalización del SL-TF-296.1 en La Cruz del Camino (i).

En este punto y haciendo caso del primero, empieza la Calle los Rincones, una estrecha vía asfaltada que bordea el Barranco de Chicoro y que unos metros mas adelante abandonaremos remontando hacia la derecha por una pista de tierra que discurre entre los muros de las fincas de cultivo adyacentes. Siguiendo el curso de dicha pista, llegará un momento en que una cadena nos impida el paso, justo donde crece un alto y solitario Pino Canario (Pinus canariensis) y donde obligatoriamente tendremos que desviarnos a la izquierda en busca de un estrecho sendero que fluye al lado de un canal de agua en desuso.

Alejándonos de Araya (i).

Pico del Valle (2026 m.).

Iremos junto a el, llaneando junto a una zona agrícola donde abundan las huertas de medianías cultivadas de frutales y vides, con vistas panorámicas de la costa del Valle de Güimar, donde destaca la Montaña Grande (278 m.) o Montaña del Socorro como protagonista central del Malpaís de Güimar, un paraje natural de obligada visita. En los bordes del camino crecen Magarzas (Argyranthemum frutescens), Ratoneras (Forsskaolea angustifolia), algunos Pencones (Opuntia maxima) y Bejeques (Aeonium arboreum); un poco mas adelante desciende sobre restos de empedrado hacia un barranquillo sin importancia y después de haberlo bordeado, saltaremos sobre el canal junto a un tanque de registro que pertenece al mismo y que nos deja luego sobre un degradado sendero muy pedregoso que se dirige hacia una pista agrícola; algunas Retamas (Cytisus scoparius), Vinagreras (Rumex lunaria) y Cornicales (Periploca laevigata), crecen en los taludes colindantes que se precipitan hacia el camino. Una vez en la pista, deberemos seguir a la derecha, en suave descenso, para luego ir remontando poco a poco por el borde del Barranquillo La Rabona, un cauce poco profundo donde podremos distinguir el canal que nos encontramos anteriormente a un nivel superior al que vamos recorriendo.




Continuaremos por dicha pista por la zona conocida como El Rincón, siempre con las fantásticas vistas del valle, incluso una panorámica diferente del Pico del Valle (2026 m.), hasta que una frágil valla metálica que delimita unas huertas, nos corte bruscamente el paso y nos haga desviar hacia la derecha por donde desciende un sendero estrecho y empedrado, bordeado de un murete de piedra seca y junto a numerosos Jaguarzos (Cistus monspeliensis), Retamas (Cytisus scoparius), Balos (Plocama pendula), algunos Bejeques (Aeonium arboreum), Verodes (Kleinia neriifolia) y Vinagreras (Rumex lunaria); el recorrido es muy corto y desemboca de nuevo en otra pista agrícola, que es el acceso a las galerías de agua que hay en el Barranco de las Goteras.

En las inmediaciones del Barranco de Las Goteras.

Continuaremos por dicha pista junto a una tubería negra, donde nacen multitud de Matorriscos (Lavandula canariensis), Vinagreras (Rumex lunaria) y algunos Inciensos (Artemisia thuscula), y cruzaremos su cauce, al mismo tiempo que evitaremos transitar por el interior del mismo, como así nos indica una señal del SL; el sendero continúa por la vertiente contraria del barranco y asciende muy suavemente por firme empedrado; nos protege un talud rocoso donde la humedad beneficia el crecimiento de Palomeras (Pericallis lanata), Yedra Canaria (Hedera canariensis) y algunas Tostoneras (Adiantum reniforme), va quedando atrás la vista de las altas vertientes del Barranco de las Goteras y de frente no perderemos la panorámica de su profundo cauce, con el Saltadero de La Laguna en primer término y que discurre luego sinuoso bajo El Roque, un montículo rocoso cuyas paredes se precipitan hasta el fondo de dicho barranco.


Llegando a la población de Las Cuevecitas.

Continúa el paso remontando suavemente y luego bordea un pequeño barranquillo; mas adelante pasa junto a unos muros pertenecientes a unas huertas de cultivo abancaladas donde hay algunos Almendros, Ciruelos y diferentes árboles frutales, siempre con la vista puesta en las vertientes del Barranco de las Goteras, que nos queda enfrente y que está formado por multitud de andenes que albergan cuevas posiblemente Guanches, en sus bordes crece un espectacular Cardonal-Tabaibal (Euphorbia canariensis y Euphorbia lamarckii), vegetación característica de las medianías y zonas bajas de la isla y en el cauce pueden verse Balos (Plocama pendula), algunos Pinos Canarios (Pinus canariensis) y varias Higueras en estado salvaje. El sendero sigue su curso muy pedregoso y enseguida por firme de tosca, donde es posible contemplar los restos del antiguo pavimento de piedra; luego prosigue llaneando por firme bastante compacto y de nuevo se degrada por un suave y sinuoso descenso que desemboca mas tarde y junto a unos muros de piedra, en una pista de tierra que poco después aparece asfaltada; siguiendo su curso hacia la derecha estaremos recorriendo la Calle la Hoya, que nos lleva poco a poco y en escasos metros a terminar en un cruce de caminos donde finaliza el SL-TF-296.1, donde hay un panel informativo referido al mismo y del cual hemos estado disfrutando.

Plaza e Iglesia de San Andrés en Las Cuevecitas.

En esta bifurcación encontramos la Calle La Morrita, la cual evitaremos y que asciende por nuestra derecha hacia la carretera TF-523 de acceso al Parque Nacional del Teide; nuestro recorrido sigue de frente por la Calle San Andrés hasta encontrarnos enseguida con una pequeña y pintoresca plaza donde se alza la Iglesia de San Andrés, la cual llama la atención al estar coronada con una curiosa cúpula recubierta de piedra volcánica y rematada en una cruz. Inmediatamente después tomaremos a la izquierda por el Camino de los Cuchillos, una vía asfaltada que hace un recorrido semiurbano de aproximadamente un kilómetro, con vistas panorámicas hacia el Valle de Güimar y que nos va llevando poco a poco, mediante un agradable paseo prácticamente llano, hasta el núcleo urbano de El Malpaís.

Conexión con el SL-TF-294.1 hacia El Malpaís.

En un momento determinado nos cruzaremos con la Calle El Moralito que aparece descendiendo desde El Pino por nuestra derecha y con ella el SL-TF-294.1, que se dirige por nuestra izquierda por la Calle la Escuela; conectamos con dicho recorrido bajando por dicha calle asfaltada hasta su termino, donde nos desviaremos a la derecha para tomar un estrecho sendero que desciende suavemente por el borde del Barranco la Cumbre; el recorrido discurre entre Vinagreras (Rumex lunaria), Cornicales (Periploca laevigata) y Jaguarzos (Cistus monspeliensis), hasta que termina unos ciento cincuenta metros después en una estrecha calle asfaltada, que a su vez desemboca en la Calle San Antonio, muy cerca de la Iglesia de El Malpaís, donde hay una pequeña plaza con vistas al valle y donde se puede hacer un breve descanso.

Iglesia de El Malpaís.

Continuaremos por la misma calle, en fuerte ascenso, evitando a la derecha la carretera que va hacia Las Cuevecitas y continuando por la Calle Subida al Malpaís hasta encontrarnos con una señal, en las inmediaciones de Morra de Chefina, que nos desviará hacia la izquierda por el Camino del Serrillar, es una pista agrícola asfaltada que comienza en suave descenso junto a unas huertas cultivadas y que luego discurre con firme de tierra entre los muretes de piedra seca que lo delimitan; un poco mas adelante pasaremos junto a un curioso portón hecho de mampostería, donde pende una pequeña campana y una imagen de San Antonio, es la puerta de entrada de una finca particular.

Inicio del Camino del Serrillar.

Continúa el camino luego, evitando una bifurcación a la derecha y sigue después en descenso por un trozo asfaltado por delante de una casa de campo aislada; a continuación la pista reaparece muy pedregosa; podemos ver muchos Matorriscos (Lavandula canariensis), Magarzas (Argyranthemum frutescens), Corona de la Reina (Gonospermum fruticosum), Chagorros (Sideritis soluta) y bastante vegetación característica de las medianías.


Cuando lleguemos a la altura de otra casa, se convierte en un estrecho sendero con firme muy arenoso y bastante degradado que discurre entre Balos (Plocama pendula), Tabaibas (Euphorbia lamarckii), Vinagreras (Rumex lunaria), Cornicales (Periploca laevigata) y algunas Piteras (Agave americana); fluye con vistas al cercano núcleo urbano de Arafo, desde donde podremos ver una bonitas vistas panorámicas; antes de terminar de nuevo en el asfalto, donde crece una enorme Higuera, encontraremos restos del antiguo empedrado con el que estaba pavimentado este camino.

Camino del Serrillar.


En unos cincuenta metros nos desviamos hacia la derecha para ascender por el Camino Juan de Castro, una calle asfaltada que conecta con El Majano y después de ignorar el Camino de la Cardonera, que asciende por nuestra derecha, nos fijaremos en una pista de tierra a la izquierda que se dirige entre las paredes de unas huertas, hacia el Barranco de El Entonado; está bastante perdido, aunque una tubería de color negro nos servirá de guía para no perderlo, discurre junto a las paredes de las huertas colindantes y entre muchos Inciensos (Artemisia ramosa), algunas Vinagreras (Rumex lunaria) de gran porte, Bejeques (Aeonium arboreum) y Verodes (Kleinia nerifolia); desde el sendero podemos distinguir el Camino El Portugues, que se dirige hacia el municipio de Candelaria y bajo nuestros pies, el ancho cauce del barranco plagado de multitud de Balos (Plocama pendula) y por donde circula una pista de tierra.


Cruzando el Barranco de El Entonado.

Enseguida, un precioso empedrado nos deja en dicha pista, la cual tomaremos en ascenso hasta encontrarnos a nuestra izquierda una serie de huertas abancaladas, junto a la cual asciende de nuevo con firme pavimentado y cimentado sobre grandes piedras, un sendero algo oculto por la vegetación, que discurre por el borde de la vertiente del barranco; luego se adentra hacia la izquierda y entre grandes ejemplares de Inciensos (Artemisia ramosa) y multitud de Matorriscos (Lavandula canariensis), termina muy degradado desembocando en la Calle Luis Otazo Marrero junto a una gran charca de forma circular.


Barranco de El Entonado.

Empedrado.


Seguiremos calle arriba hasta que, junto a una gasolinera, nos crucemos con la carretera TF-523 que se dirige hacia el Parque Nacional del Teide; de frente nos dirigiremos por la Calle Mario Marrero, pasando antes por el calvario llamado El Señor del Pino, una pequeña Ermita muy emblemática que es la puerta de entrada del núcleo poblacional de Arafo; solo nos queda hacer un recorrido urbano hasta llegar a la Iglesia de San Juan Degollado, punto de partida y de finalización y por lo tanto el lugar que cierra el circulo que compone la ruta propuesta de la Circunvalación del Valle de Güimar.
Señor del Pino (i) e Iglesia de S. J. Degollado (d). 


© Texto y fotografías de Francisco Fariña


No hay comentarios:

Publicar un comentario