jueves, 3 de noviembre de 2011

PR-TF-9 - LAS CARBONERAS - AFUR


PR-TF-9
LAS CARBONERAS - AFUR


FICHA TÉCNICA

TÉRMINO MUNICIPAL: La Laguna y Santa Cruz de Tenerife.
COMO LLEGAR: Entre los kilómetros 20 y 21 de la carretera TF-12 hay una bifurcación a la izquierda donde comienza la carretera TF-145 que nos lleva hacia el Caserío de Las Carboneras.
COMIENZO: Caserío de Las Carboneras.
FINAL: Caserío de Afur.
DIFICULTAD: Baja.
DURACIÓN: 3:30 horas.
LONGITUD: 6 Km.
PROVISIÓN DE AGUA: En Las Carboneras; en el Caserío de Taborno; en una fuente pública de El Frontón; en el Caserío de Afur.
LUGARES DE INTERÉS: Caserío de Las Carboneras; Cauce del Barranco de Taborno; Caserío de Taborno; Lomo del Viso; El Frontón; Caserío de Afur.
VENTAJAS: Sendero señalizado como PR-TF-9 y con vistas panorámicas del Roque de Taborno y del Valle de Afur.
INCONVENIENTES: En temporada de lluvias puede haber algunos tramos resbaladizos y en el Barranco de Taborno puede haber agua para cruzarlo, aunque esto no debe de ser necesariamente un inconveniente.
PELIGROSIDAD: Nula.
TIPO DE RUTA: Senderismo.

CARTOGRAFÍA



DESCRIPCIÓN



El pintoresco Caserío de Las Carboneras es uno de los mas poblados del Macizo de Anaga y fue, en tiempos pasados, una especie de despensa agrícola de los habitantes de los alrededores, ya que el terreno cogido al frondoso bosque donde se aprovechaba su madera para fabricar carbón, se quedó para cultivar todo tipo de especies necesarias para la subsistencia; esto, unido a un clima muy favorable para la agricultura, hizo que fuera una de las poblaciones mas importantes de Anaga.

Vista general de Las Carboneras.

Desde la plaza principal, donde se encuentra la Iglesia de San Isidro, tomaremos la carretera TF-145 y en unos ciento cincuenta metros nos encontraremos una desviación a la izquierda que desciende bruscamente en forma de calle asfaltada y que se dirige hacia una zona agrícola donde hay unas casas aisladas. En la primera curva a la izquierda, donde hay una señal que indica la dirección a seguir hacia Taborno, comienza un estrecho sendero en bajada y con firme empedrado junto al muro de contención de la calle, que va discurriendo junto a multitud de huertas cultivadas hacia el cauce de un pequeño barranquillo; una vez rebasado dicho cauce, remonta un poco horadado en el terreno, entre multitud de Helecheras (Pteridium aquilinum) y algunos Acebiños (Ilex canariensis) dirigiéndose por superficie llana hacia La Erita, un pequeño cerro donde hay una torre de tendido eléctrico rodeada de Codesos (Adenocarpus foliolosus) y multitud de Brezos (Erica arborea).

 
Empedrado entre huertas de cultivo.

Sendero bordeado de Helecheras.

Continúa luego en suave descenso sobre El Vallito junto a un talud rocoso donde crecen Bejeques (Aeonium ciliatum), Estornuderas (Andryala pinnatifida) y algunas Vinagreras (Rumex lunaria); el recorrido está casi taponado por la cantidad de Helecheras (Pteridium aquilinum) que crecen bordeándolo y desde el mismo ya visualizaremos el Caserío de Taborno y el Roque de Taborno (706 m.), que ofrece una imagen majestuosa, siendo una de las cumbres mas altas del Macizo de Anaga; detrás va quedando el Caserío de Las Carboneras, situado sobre las laderas rocosas cargadas de Brezos (Erica arborea) que se precipitan hacia el recóndito Barranco de Taborno.

Roque de Taborno.

Otra torre de tendido eléctrico está junto al sendero en Peña Bermeja, y después de haber remontado hasta aquí, vuelve a descender con mayor desnivel y por firme algo pedregoso con restos de empedrado, bajo la Hoya de las Escaleras; los bordes del recorrido están completamente tapizados por Helecheras (Pteridium aquilinum) y Zarzas (Rubus bollei), al igual que los taludes colindantes que resguardan el trazo del sendero. Repentinamente nos adentramos en un tupido bosque compuesto de Fayal – Brezal (Myrica faya y Erica arborea), donde también podremos observar algunos Barbuzanos (Apollonias barbujana) y Acebiños (Ilex canariensis), el desnivel descendente del terreno se acentúa un poco en un tramo pavimentado con un precioso empedrado y luego remonta junto a un muro de piedra seca donde crecen algunos ejemplares de Menta –Poleo (Mentha pulegium) y Bicacareras (Canarina canariensis).

Sendero bordeado de un muro de piedra seca.

 
Laurisilva.

Sigue su curso llaneando junto a dicha pared y se convierte luego en un paseo agradable bajo la laurisilva hasta que el paisaje se abre de nuevo con vistas hacia el Roque de Taborno (706 m.), que se vislumbra entre la vegetación que bordea el camino; luego comienza a descender bruscamente y con fuerte pendiente, por firme bastante resbaladizo que discurre horadado en el terreno; crecen en los bordes del sendero Bejeques (Aeonium ciliatum), Verodes (Kleinia neriifolia), Capitanas (Phyllis nobla) y algunos Helechos (Pteridium aquilinum) en las zonas mas húmedas, al igual que algunos Codesos (Adenocarpus foliolosus) entre el Fayal – Brezal (Myrica faya y Erica arborea) característico.

 
Bajada por firme erosionado.

Cauce del Barranco de Taborno.

Por unas escaleras labradas en el terreno llegaremos al cauce del Barranco de Taborno, muy cerca de su cabecera, una zona rocosa muy umbría, estrecha y resbaladiza, ya que en temporada de lluvias fluye ocasionalmente un riachuelo de agua; cruzando este nos encontraremos de nuevo con un muro de piedra seca bordeando el recorrido y un manto vegetal de Helecheras (Pteridium aquilinum), Bicacareras (Canarina canariensis) y demás vegetación propia de la laurisilva.

 
Sendero remontando el Barranco de Taborno.

Enseguida nos encontraremos en la vertiente contraria de dicho barranco y comenzaremos un fuerte ascenso por unas escaleras labradas en el firme, el ancho del camino es mínimo y resulta bastante resbaladizo en temporada de lluvias, el terreno está bastante erosionado y los márgenes del mismo se encuentran recubiertos de una capa generosa de musgo, dándole un agradable ambiente de humedad y frescor. Continua muy sinuoso y sin perder el fuerte desnivel de subida; aunque el firme pasa a ser completamente rocoso, no deja de ser muy resbaladizo, por lo tanto hay que ir con bastante precaución.


En ocasiones la vegetación nos deja ver hacia atrás una imagen espectacular del Caserío de Las Carboneras que se halla situado en una loma bajo el imponente Roque de Tenejías (811 m.) y también del Roque Feles (675 m.), un pitón rocoso situado verticalmente sobre la carretera de acceso al Caserío de Taborno, ya muy próxima. Unos escalones en el terreno dan por finalizado el recorrido dentro de la vegetación, llegando luego a un tramo algo más llano donde hay unas huertas que se encuentran permanentemente cultivadas y mas adelante a un espacio muy abierto con impresionantes vistas hacia el valle que conforma el cauce del Barranco de Taborno. Continúa sinuoso y ascendente donde hay una pequeña cruz de madera dentro de una minúscula capilla junto al camino, y luego entre Malpicas (Carlina salicifolia), algún Codeso (Adenocarpus foliolosus), Zarzas (Rubus bollei), Bejeques (Aeonium ciliatum) y alguna Cerraja (Sonchus acaulis), termina en forma de pequeña resbaladera de tierra en la carretera TF-138, aproximadamente en el punto kilométrico 3.

 
Señalización en la carretera TF-138.

Seguimos andando por la carretera unos trescientos cincuenta metros hasta llegar a la entrada del Caserío de Taborno, donde hay un muro de piedra a nuestra derecha que cimenta el final del sendero PR-TF-2, que comienza en Valleseco, pasa por el Pico del Inglés y termina en dicho caserío. Si queremos visitar el caserío podemos hacerlo desplazándonos hasta la plaza principal, donde se alza la Ermita de la Virgen de Fátima, desde donde pueden observarse unas vistas panorámicas del Valle de Afur, surcado por el Barranco de Afur que desemboca en la Playa de Tamadite y por la otra vertiente, el Barranco de Taborno, donde se encuentra en una de sus vertientes el Caserío de Las Carboneras, del cual hemos comenzado el recorrido.

  
Ermita de la Virgen de Fátima en Taborno (i).
De vuelta al sendero, subiremos con fuerte desnivel por una rampa empedrada, que en pocos metros se termina en un cruce de caminos; de frente asciende el PR-TF-2 con dirección a Pico del Inglés y a la izquierda continua nuestro recorrido paralelo a la Pista del Frontón, que discurre entre multitud de Helecheras (Pteridium aquilinum) y Zarzas (Rubus bollei) por terreno llano y firme compacto; unos metros mas adelante ignoramos un acceso a la izquierda que pertenece a una solitaria casa, donde crecen algunos Dragos (Dracaena draco) y seguiremos de frente por el estrecho sendero bajo el Lomo la Haya, junto a una huerta donde puede apreciarse un aislado Nisperero.

 
Valle de Afur (d).

Caserío de Taborno y Roque de Taborno.

Podemos apreciar desde el camino una bella vista del Valle de Afur con el Cabezo de los Guanches (529 m.), el Roque Marrubial (482 m.) y el Roque del Fraile (710 m.) y De las Monjas, componiendo una bella cuerda montañosa que se precipita hacia la Playa de Tamadite; incluso a lo lejos se pueden distinguir perfectamente los Roques de Anaga. Continúa luego junto a un muro de piedra seca y entre una población muy numerosa de Balangos (Avena barbata), que comparten espacio con miles de Helecheras (Pteridium aquilinum), algunos Codesos (Adenocarpus foliolosus) y Brezos (Erica arborea), por el Lomo de la Choza, adentrándose luego en un precioso Fayal – Brezal (Myrica faya y Erica arborea) que va bordeando unos barranquillos que desembocan en el Barranco del Viso; luego remonta un poco donde hay un viejo muro de piedra seca casi invisible por la abundante vegetación que crece alrededor de el, y ya mas adelante unos escalones tallados en el suelo nos dan paso a coronar el Lomo del Viso, en un collado con vistas espectaculares hacia el Valle de Afur. Hay un poste con señales del PR que nos indican la dirección a tomar hacia el Caserío de Afur y otra que señala una variante del PR-TF-2, concretamente el PR-TF-2.1 que se dirige lomo arriba por la Gollada de los Chiqueros y el Lomo de Taborno, hacia el Pico del Inglés.

Señalización en Lomo del Viso.

 
Lomo del Viso.

Desde aquí sigue el sendero en suave ascenso bordeando una vertiente del Barranco de Guardaz y se dirige junto al Fayal –Brezal (Myrica faya y Erica arborea), que crece solo a nuestra izquierda, hacia un dique rocoso que se asoma hacia el Valle de Afur; luego desciende suavemente por un nuevo collado donde tendremos unas vistas espectaculares del Roque de Taborno (706 m.), junto a su pintoresco e inseparable caserío.

Descendiendo hacia El Frontón.

El sendero desciende ahora bruscamente entre algunas Vinagreras (Rumex lunaria), Pencones (Opuntia maxima) e Inciensos (Artemisia thuscula), en fuerte pendiente y muy sinuoso por firme algo resbaladizo y pedregoso hacia El Frontón, un núcleo compuesto de casas aisladas entre si; el camino termina en una pista asfaltada, junto a una casa y muy cerca de una fuente pública de agua donde podemos refrescarnos. El sendero continúa junto a dicha fuente y comienza descendiendo en zigzag por el Lomo el Pino, hay restos de empedrado y en ningún momento perderemos de vista la imagen vertiginosa del Valle de Afur y su pequeño núcleo urbano de Afur que se asienta bajo el Lomo la Cueva y el vistoso Roque Páez (586 m.).

 
Por el Lomo el Pino.

Valle de Afur coronado por el Roque Páez.

Se extiende luego por largos tramos rectos con firme terroso y mas adelante pasa junto a un dique rocoso donde crecen algunas Piteras (Agave americana), Verodes (Kleinia neriifolia), Pencones (Opuntia maxima), Vinagreras (Rumex lunaria) e Inciensos (Artemisia thuscula); hay una antigua señal de madera justo antes de empezar el firme pavimentado de cemento, que se prolonga descendiendo por el Lomo Centeno y junto a un pequeño núcleo poblacional compuesto de escasas viviendas y algunas huertas de cultivo; en poco metros pasaremos junto a un aparcamiento que pertenece a una pista asfaltada que parte desde el caserío principal y va discurriendo por la Hoya de las Arvejas, terminando junto al sendero.

 
Lomo el Centeno.

Luego el camino pasa junto a un farallón rocoso y sigue su curso en bajada zigzagueante hasta llegar al cauce del Barranco del Agua o de La Porquera, un cauce por donde fluye un arroyuelo de agua casi permanente; lo salvaremos mediante un puente de mampostería junto a un peñón rocoso de gran envergadura que termina en un empedrado que llanea junto a grandes rocas situadas entre una alfombra de abundantes Helecheras (Pteridium aquilinum).

 
Puente sobre el Barranco del Agua (i).

 
Llegando al Caserío de Afur.
 

Roque Páez.

Discurre luego por el Llano el Corral bordeando dicho cauce, donde nacen numerosas Cañas (Arundo donax) y luego comienza a ascender bajo un risco y protegido por una valla a modo de pasamano, hasta llegar a unas escaleras que se dirigen paulatinamente, junto a un inmueble de distribución de energía eléctrica, hacia la plaza principal del caserío donde se alza la pequeña Ermita de San Pedro, bendecida en el año 1954; junto a esta se encuentra el Bar de José Cañón, curioso establecimiento de obligado punto de encuentro de habitantes y foráneos que alberga una curiosa exposición de botellas y algunas fotos curiosas.

Ermita de San Pedro en Afur.



© Texto y fotografías de Francisco Fariña



1 comentario:

  1. Este fin de semana pienso pienso hacer este sendero con la familia.
    Gracias por tu magnifica aportación de la ruta.

    ResponderEliminar